El dueño de Maracay Gas o AlanGas, Adán Contreras, fue quien reveló los hechos de corrupción que involucran al expresidente de PDVSA Gas Comunal, Jacob Grey, detenido en febrero, junto a tres gerentes de plantas de llenado.

Contreras confesó que vendió 12 mil bombonas de gas durante dos semanas, con el pago de comisión de 2 dólares por cada una, por lo que se acreditó 24 mil dólares en sobornos, de acuerdo con el portal de investigación La Tabla.

El propietario de Maracay Gas cobraba en divisas y no poseía la permisología correspondiente para almacenar, distribuir y comercializar gas doméstico.

Al momento de ser detenido tenía en su local 4 mil cilindros de gas doméstico de distintos tamaños, así como 7 vehículos tipo camión y un teléfono celular, del que se obtuvieron conversaciones que involucraban a otras personas.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook