Un diario local publicó la historia de una venezolana de 27 años que por poco muere desangrada en Trinidad y Tobago, luego de que fuera violada por un hombre que pagó el encuentro a su supuesta amiga, que terminó siendo miembro de una mafia que trafica con chicas en la isla.

En marzo de 2020, la integrante de la red de trata de personas en la isla conoció a la víctima en Caracas y allí la convenció de enrumbar el viaje. La noche del 7 de marzo, la venezolana, muy ilusionada, se embarcó clandestinamente en un puerto de Tucupita con destino a Trinidad, pese a la peligrosa travesía donde la lanzaron al mar para que terminara de llegar nadando, tocó suelo extranjero.

Toda mojada y llena de arena de playa la joven llegó a casa de la falsa amiga, luego de que el grupo de personas que la trasladó sobornó a un policía para que los dejara ingresar ilegalmente.

La falsa amiga le cuadró un trabajo en un bar, y aunque no le convenció del todo el empleo, pues debía exhibirse sexy ante los clientes, no le quedó otra que aceptar para poder sobrevivir sola en ese país, publicó el portal Tane Tanae.

A finales del mismo mes, la integrante de la mafia se seguía mostrando amigable con la criolla y la convenció de salir a una fiesta en una casa lujosa. La noche cayó y las jóvenes llegaron a la rumba privada donde había cinco trinitarios.

La venezolana fue drogada con una copa de champaña, luego un hombre que nunca había visto le quitó la mirada de encima, la siguió y brutalmente la violó hasta desgarrarla. “Corrí, pero me caí, él me agarró, me agarró muy duro, yo intentaba huir, gritar, pero nada, no podía moverme”, reveló la víctima que optó por el anonimato.

“Parecía una pesadilla, porque no podía moverme. Él rompió su vestido negro. Me violó, mis partes me sangraban y perdí el conocimiento mientras el agresor huía”, narró la joven quien ahora vive una vida normal en otro país.

Su supuesta amiga le confesó que conocía al violador pero no sabía de sus malas intenciones. “Yo le dije que solo era una cita y mira lo que hizo, ahora estamos en problemas. Tranquila, ya vamos a denunciar a la policía, primero recupérate”, le insistió.

La víctima durante una semana fue acosada y amenazada vía telefónica, el agresor sexual junto a otras personas integrantes de la red de trata de personas le dijeron que la iban a matar si denunciaba el caso, allí fue cuando entendió que la conocida en Caracas siempre tuvo malas intenciones.

Este tipo de casos que desgracian la vida de muchas ingenuas venezolanas, han sido reportados sin éxitos a las autoridades trinitenses. Mientras tanto, la chica que optó por narrar su desgracia bajo el anonimato para que otras como ella, no caigan en este engaño, mientras sigue tratando de superar esta desgracia.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook