Sara Carbonero e Iker Casillas confirmaron este viernes su ruptura tras una semana de rumores, cada vez más crecientes, que apuntaban a una separación de la pareja tras diez años juntos y dos hijos en común.

La confirmación oficial a través de un comunicado publicado en las redes sociales de ambos llegaba después de que se conociesen unos audios en los que el futbolista hablaba sobre cómo se deterioró su relación con Carbonero.

Según indicó Kiko Matamoros en Sálvame, en dichos audios Casillas «se culpabiliza de la mala relación y de la crisis profunda que tenía en ese momento con su mujer», ha dicho Matamoros, que no ha querido revelar el contenido exacto de los audios.

El colaborador ha añadido que el futbolista «hace alusiones a determinados comportamientos personales de él mismo». En palabras de Matamoros, «es una confesión durísima».

«Él (Iker Casillas) hace constar en una especie de confesión íntima que su situación es muy difícil y está en un momento de crisis importante», ha desvelado Matamoros, que ha especificado que en esos audios el futbolista no habla de separación, aunque sí de que la relación con Sara Carbonero «está rota por su culpa».

Según Matamoros, las declaraciones de Casillas en estos audios «van más allá de la confesión que hizo pública acerca de no haber estado a la altura en un determinado momento». El colaborador se ha referido así a la entrevista que Casillas concedió a Gustavo González hace más de un año, en la que el exportero confesaba que quizá no había estado junto a la periodista todo lo que hubiera debido estar.

Finalmente, este viernes la pareja confirmaba los rumores de separación haciéndolo oficial: «Hoy nuestro amor de pareja toma caminos distintos, pero no lejanos, puesto que seguiremos juntos en la maravillosa tarea de seguir siendo padres dedicados como hasta ahora lo hemos hecho», han asegurado ambos en ese comunicado publicado en sus respectivas redes sociales.

(20 minutos)

Comentarios Facebook