En un comunicado conjunto suscrito por los presidentes Luis Arce (Bolivia) y Andrés Manuel López Obrador (México), se cuestionó la ausencia de neutralidad de las misiones electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA) y las actuaciones de su secretario general, Luis Almagro.

Los mandatarios «coincidieron en la importancia de promover el carácter exclusivamente técnico, objetivo e imparcial de las Misiones de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA)», reza parte del texto en el que se destaca, además, que estas «deben ceñirse a los principios de no intervención, el respeto a la autodeterminación, el diálogo, la negociación, la búsqueda de consensos y la solución pacífica de controversias, considerando prioritaria la construcción de un multilateralismo que favorezca el bienestar de las personas y la dignidad de los pueblos».

De otra parte, en relación con las actuaciones de Almagro, en el documento se subraya «la necesidad de que la Secretaría General de la OEA se limite a actuar dentro de su propio marco institucional y a abstenerse de intervenir en los asuntos internos de los Estados miembros».

Finalmente, respecto de las más recientes declaraciones de la OEA en las que se solidarizan con la exgobernante de facto Jeanine Áñez y dos miembros de su gabinete que se encuentran en prisión preventiva por con cargos de sedición, terrorismo, conspiración y corrupción, «México exhortó a la OEA a respetar la voluntad del pueblo boliviano y la democracia» y «ambos países coincidieron en no tolerar injerencias en asuntos internos de los países».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook