Este sábado 3 de abril la ministra de Comercio Nacional, Eneida Laya, ofreció un parte de las labores de supervisión desplegadas por el ente en la ciudad de Maturín (Monagas) para asegurar el cumplimiento de las restricciones de la cuarentena radical y el respeto de los precios fijados para los medicamentos y la prestación de servicios médicos asociados a la COVID-19.

Laya informó que en una cadena de supermercados que violentaba las restricciones de la cuarentena radical, se aplicó una «medida prohibitiva de venta de licores» y  «se instruyó la suspensión de venta de prendas de vestir en una tienda departamental, limitando su actividad comercial solo para el expendio de alimentos, tal y como lo ha indicado el Ejecutivo Nacional».

Adicionalmente, durante la fiscalización realizada a una cadena regional de farmacias, se concertó una reunión con sus propietarios, «con la finalidad de establecer acuerdos y reducción de precios en productos para el tratamiento de pacientes con COVID-19″.

Por último, la funcionaria precisó que el personal del ministerio visitó una clínica de la ciudad, con el propósito de verificar que la estructura de costos «coincida con el baremo para la atención de casos de COVID-19«.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook