El comité de seguridad de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha concluido que existe una «posible relación» entre la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 y los trombos.

Por ello, la agencia ha reiterado que estos acontecimientos adversos deben figurar en la lista de efectos secundarios «muy raros» de la vacuna.

«El comité de seguridad de la EMA ha concluido hoy que los coágulos de sangre inusuales con plaquetas bajas en sangre deberían incluirse como efectos secundarios muy raros» de la inyección, reza parte del comunicado de EMA.

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook