El laboratorio Merck Sharp & Dohme (Merck&Co en Estados Unidos y Canadá) desarrolla un fármaco, llamado Molnupiravir, que busca interrumpir el contagio de COVID-19 en 24 horas y de acuerdo a agencias internacionales, está en la fase 3 aplicado en 1300 personas infectadas con la enfermedad.

Los doctores Robert M. Cox, Josef D. Wolf y Richard K. Plemper, del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad Estatal de Georgia, Estados Unidos, publicaron el pasado 3 de diciembre el estudio científico sobre esta medicina, la cual, es un antiviral y un inhibidor de ribonucleósido que se administra por vía oral.

En este sentido, el Molnupiravir fue creado para atender la gripe y evitar que el virus haga copias de sí mismo, por lo tanto, si el paciente positivo al coronavirus inicia a tiempo el tratamiento, la situación no pasaría a ser grave y la infección sería más corta, así se evitarían los brotes comunitarios.

“Esta es la primera demostración de un medicamento disponible por vía oral para bloquear rápidamente la transmisión del SARS-CoV-2”, aseguró Plemper, uno de sus creadores y en un estudio preliminar, publicado en la revista Nature Microbiology, aseguran que la eficacia del antiviral hace efecto “en un solo día”.

“Observamos desde el principio que MK-4482 / EIDD-2801 (nombre técnico del Molnpiravir) tiene una actividad de amplio espectro contra los virus de ARN respiratorios y que el tratamiento oral de los animales infectados con el fármaco reduce la cantidad de partículas virales diseminadas en varios órdenes de magnitud, lo que reduce drásticamente la transmisión”, aseveró Plemper. 

El doctor Robert Cox, becario postdoctoral en el grupo Plemper y coautor principal del estudio, explicó que, en la investigación, para probar el efecto del fármaco, fue usado un modelo de hurón.

“Creemos que los hurones son un modelo de transmisión relevante porque propagan fácilmente el SARS-CoV-2, pero en su mayoría no desarrollan una enfermedad grave, que se parece mucho a la propagación del SARS-CoV-2 en adultos jóvenes”, destacó.

En este sentido, Josef Wolf detalló que “cuando compartimos a los infectados y luego tratamos a los animales de origen con hurones de contacto no tratados en la misma jaula, ninguno de los contactos se infectó”.

Esta nueva medicina que se encuentra en fase 3, se toma en tres dosis diferentes cada 12 horas durante cinco días en pacientes con COVID-19.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook