monseño.jpg

Uno de los máximos jerarcas de la Iglesia Católica en Colombia, dijo, en términos que para algunos pueden resultar polémicos, que la Iglesia está abierta para las personas que pertenecen a la comunidad LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales).

«No sabemos si alguno de los discípulos era ‘mariconsito’ o si María Magdalena era lesbiana, pero parece que no porque bastantes pasaron por sus piernas», dijo el jerarca durante un foro que se desarrolló en la Universidad de los Andes. 

También dijo que las conductas discriminatorias no son propias de la religión Católica al poner ejemplos con frases que usualmente se usan para censurar a las personas homosexuales en Colombia. 

«Jesús nunca les dijo: ‘brutas que impresión’, tampoco: ‘machitos los quiero'».
 

Además, de forma categórica, afirmó que la homosexualidad no es un pecado. «No es inherente a la homosexualidad o la heterosexualidad el ser pecador; un homosexual puede ser santo, un heterosexual puede ser santo o no santo». 
 

Sin embargo, se mantuvo en contra de la adopción de niños y niñas para parejas del mismo sexo afirmando que es un asunto que está relacionado con el derecho de los niños. 
 

«Esto no es de ganar batallas por genitalidad, por penes o vaginas. Estas no son batallas de ese estilo, las batallas son por la dignidad de los más pobres que en Colombia son un porcentaje muy alto». 
 

Monseñor Córdoba, uno de los más importantes jerarcas de la Iglesia en Colombia, reiteró que el verdadero pecado esta en no respetar la dignidad de los demás.
 

 

(NoticiasRCN.com)

 

 

Comentarios Facebook