Los clubes de fútbol españoles FC Barcelona y Real Madrid, junto a la italiana Juventus, han emitido un comunicado conjunto en respuesta a las duras sanciones por parte de la UEFA contra los equipos que respaldaron la Superliga europea. 

El 7 de mayo, la UEFA informó de que había aprobado «medidas de reintegración» contra nueve de los 12 clubes que forman parte de la Superliga. Los equipos deberán reincorporarse a la Asociación Europea de Clubes —la única reconocida por la UEFA— y hacer una donación de 15 millones de euros (unos 18 millones de dólares) «que se destinará al beneficio de los niños, los jóvenes y el fútbol».  

También estarán sujetos a la retención del 5% de los ingresos recibidos durante una temporada, y se comprometerán a participar en las competiciones de la UEFA. Y si toman parte en un torneo «no autorizado», se verán obligados a pagar una multa de 100 millones de euros (121 millones de dólares). 

«Estos nueve clubes reconocen y aceptan que el proyecto de la Superliga fue un error y piden disculpas a los aficionados, a las federaciones nacionales, a las ligas nacionales, a los demás clubes europeos y a la UEFA», declara el organismo. 

«Al respecto de los demás clubes implicados en la llamada Superliga, se remitirá a los órganos disciplinarios competentes de la UEFA», advirtió en referencia al FC Barcelona, el Real Madrid y la Juventus. 

Los tres equipos, por su parte, emitieron un comunicado conjunto en el que calificaron de «inaceptables» las presiones, amenazas y ofensas que reciben. 

«Los tribunales ya se han pronunciado sobre el proyecto de la Superliga ordenando a la FIFA y a la UEFA, con rotundidad, que se abstengan mientras se tramita el procedimiento judicial, directamente o a través de sus entidades afiliadas, de realizar cualquier actuación que pueda penalizar a los clubes fundadores o que vaya contra la Superliga», se lee en el documento. 

Los clubes subrayaron que, para ellos, la Superliga es «una oportunidad única para ofrecer a los fans de todo el mundo el mejor espectáculo posible y aumentar el interés global por el deporte» con «la crisis sistémica del sector del fútbol» de fondo. 

«Reiteramos que, por respeto a nuestra historia, por nuestra responsabilidad ante nuestros socios y aficionados, por la sostenibilidad financiera del deporte y por el bien del fútbol, tenemos el deber de actuar con responsabilidad y de perseverar en la búsqueda de soluciones, pese a las inaceptables presiones y amenazas que continuamos recibiendo de la UEFA», añadieron. 

En abril, seis clubes ingleses (el Manchester United, el Liverpool, el Chelsea, el Manchester City, el Arsenal y el Tottenham), tres españoles (el Real Madrid, el FC Barcelona y el Atlético de Madrid) y tres italianos (la Juventus, el AC Milan y el Inter de Milán) anunciaron la iniciativa de crear una Superliga al margen de las competiciones de la UEFA. El proyecto despertó fuertes críticas tanto por parte de la propia UEFA como de otros importantes organismos, como la FIFA o LaLiga. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook