Una masiva protesta en las calles de Sao Paulo conmemoró a las 28 personas que perdieron su vida en una redada policial en una de las favelas más grandes de Río de Janeiro. Los manifestantes repudiaron el uso de la violencia policial en plena pandemia.

El operativo tenía como fin atacar a los presuntos narcotraficantes de la favela denominada por una de las principales organizaciones criminales de Brasil como Comando Vermelho. Como resultado, un oficial de policía y 27 miembros sospechosos de una banda de narcotraficantes, según la policía, perdieron la vida en la ofensiva antidrogas llevada a cabo en Jacarezinho en Río de Janeiro.

Se detuvo a seis personas, se incautaron rifles de asalto, granadas y ametralladoras. Sin embargo, los manifestantes repudian los asesinatos y el uso de la violencia por parte de la Policía bajo el mando del Gobierno de Bolsonaro.

«No tenemos vacuna, estamos viviendo el peor momento de la pandemia y una vez más la policía militar de Río de Janeiro comete una masacre genocida bajo este Gobierno genocida de Bolsonaro», dijo una manifestante.

Mientras que otros compararon a la redada policial como un «atentado terrorista» realizado en plena pandemia.

La ONU pidió una investigación al respecto, en tanto Amnistía Internacional calificó los asesinatos de «injustificables». A su vez la policía de Río de Janeiro reiteró que el fin no es asesinar a los civiles, sino que ejecutan órdenes de arresto otorgadas legalmente y basadas en investigaciones policiales.

(Sputniknews)

Comentarios Facebook