El analista político y filósofo Miguel Ángel Pérez Pirela consideró que hablar de limpieza en política es duro, por lo que “hace recordar frases nazis”, a propósito de las declaraciones que ofreció recientemente el nuevo Fiscal elegido por la Asamblea Legislativa de El Salvador, Rodolfo Delgado, quien aseguró que  “es el momento de ordenar la casa y que las cosas empiecen a funcionar adecuadamente”.

El comunicador, durante la emisión de su programa Desde Donde Sea, reiteró que se trata de una retórica que, a su juicio, resulta preocupante.

Comentó que diversas fuerzas se manifestaron en contra de las destituciones. Inclusive, “25 organizaciones de la sociedad civil de El Salvador condenaron lo ocurrido (…) y lo calificaron de golpe de Estado avalado por Bukele y los diputados que votaron a favor”.

Indicó que, a través de un comunicado, estas organizaciones aseguraron que el presidente salvadoreño y los parlamentarios que le respaldan, “mediante la cooptación de la justicia, pretenden consumar un ya incuestionable proyecto político autoritario en el que todos los poderes respondan a una persona”.

Refirió que se vieron protestas frente al Monumento a la Constitución en San Salvador, en las que lo manifestantes vitoreaban frases como: “Sí a la democracia, no a la dictadura”, «Respeto a la Constitución”, “No al poder absoluto” o “Nayib fascista, sos el terrorista”, además sostuvo que otro sector importante de la población sí respaldó la decisión, pues “bajo su óptica, Bukele prometió sacar a los corruptos y quieren ver cumplir esas promesas”.

El escritor destacó que dentro de la propia Asamblea Legislativa diputados han tratado de poner en marcha un proceso para evaluar la incapacidad física o mental del presidente, con miras a su destitución, pero en el parecer del comunicador venezolano, es difícil que esta iniciativa cuaje, puesto que Bukele dispone de amplia mayoría legislativa, controla el Ejecutivo y su popularidad, según encuestas, supera el 80%.

Ricardo Velásquez Parker, uno de los proponentes, que pertenece a la organización derechista Arena, señaló: “O estamos ante un delincuente o estamos ante un loco. Estamos ante un trastornado que carece de facultades para ejercer el cargo”. Si bien Parker recibió el espaldarazo del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (Fmln) y el Partido Demócrata-Cristiano (PDC), finalmente, la propuesta no se concretó porque debía contar con el aval de la Comisión Política de la AL, controlada por el partido de Bukele y otras organizaciones aliadas.

El mandatario al estar en cuenta de la extraña alianza manifestó: “Pueden estar de acuerdo con este gobierno o no, pero lo que nadie puede negar es que hemos logrado lo impensable: destapar ante todos que Arena y el Fmln en realidad son aliados, los intereses que defienden son los mismos. En realidad, son lo mismo”. 

(LaIguana.TV) 
 
Comentarios Facebook