Los ataques registrados desde hace varios días entre Israel y las milicias palestinas de Gaza han provocado una escalada de la violencia en Oriente Medio como no se registraba desde hace años. El fuego cruzado de cohetes ha causado ya la muerte una treintena de personas, ha hecho sonar las alarmas antiaéreas de Jerusalén -en silencio desde 2014- y ha dejado sobrecogedoras imágenes como la de un edificio de 13 plantas derribado por las bombas.

El bloque residencial, ubicado en la Franja, se derrumbó el martes por la noche tras ser alcanzado por un ataque aéreo israelí, según varios testigos, y tres personas resultaron heridas en un bombardeo de represalia con cohetes desde Gaza contra Tel Aviv.

En el vídeo se observa cómo los cimientos del edificio de viviendas ceden y el bloque se precipita contra el suelo con las plantas superiores todavía intactas. Los vecinos habían sido advertidos del peligro y evacuados poco antes del ataque, por lo que el inmueble estaba vacío, según informa Reuters.

Este martes, dos mujeres se han convertido en las primeras víctimas mortales en Israel desde el inicio, el pasado lunes, de la escalada de violencia con la Franja, desde la que las milicias palestinas han disparado al menos 250 proyectiles en menos de 24 horas.

Hasta el momento, además de estas dos mujeres, 28 palestinos -entre ellos, milicianos, civiles y nueve niños- han muerto en una de las peores escaladas de violencia desde 2019. Estos fallecimientos son el resultado del intenso disparo de cohetes hacia Israel por parte de los grupos de Hamás y Yihad Islámica y de al menos 140 bombardeos de represalia sobre objetivos de Gaza por parte del Ejército de Benjamín Netanyahu.

(20 Minutos)

Comentarios Facebook