Culminó el plazo de 48 horas dado el pasado viernes 7 de mayo por el presidente de la República, Nicolás Maduro, para la investigación sobre las irregularidades denunciadas por trabajadores de Lácteos los Andes. 

La vocera del consejo productivo de Lácteos Los Andes, Neredny Del Carmen Rodríguez, denunció durante una transmisión en vivo, desde Barquisimeto, que los jefes y gerentes de la empresa socialista no escuchan las sugerencias y advertencias hechas por las dirigencias obreras. 

Razón por la que el jefe de Estado pidió al vicepresidente sectorial para el Desarrollo Social Territorial, Eduardo Piñate; al ministro del Proceso Social del Trabajo, José Ramón Rivero; y al coordinador nacional del Congreso Bicentenario de los Pueblos, Héctor Rodríguez, realizar una investigación en un plazo de 48 horas acerca de: ¿Qué pasa en Lácteos Los Andes? y ¿por qué no se escucha a la clase obrera?. Asimismo, el jefe de Estado solicitó protección para los trabajadores de esta empresa.  

Desde el 2008, cuando Lácteos Los Andes, empresa ubicada en Cabudare, municipio Palavecino, estado Lara, pasó a manos del Estado, no sólo aumentó su producción, sino que además sus trabajadoras y trabajadores comenzaron a participar en la experiencia de edificar una empresa de propiedad social. 

Según trascendió, antes de la nacionalización de Lácteos Los Andes, la producción de leche por día era de 17 mil litros, mientras que para el año 2010 la misma se incrementó en 282 mil, es decir, 1.658 por ciento más. 

No obstante, según reporta La Tabla, el 5 de diciembre de 2017 el fiscal general de la República, Tarek William Saab, denunció que Nervis Villalobos, viceministro de Energía Eléctrica, quién lideró a nombre de Petróleos de Venezuela la compra del grupo Lácteos Los Andes, a través de una empresa fantasma llamada “Lomon Overseas S.A.”, cobró 10 millones de dólares de comisión, además del arreglo del pago de 15 millones de dólares por otra transacción. 

Por dicho caso, el Ministerio Público solicitó a España la extradición de Villalobos, por los delitos de legitimación de capitales, asociación para delinquir y corrupción. 

Asimismo, en septiembre de 2014 el presidente Nicolás Maduro increpó al gerente general, Luis Moreno Sevilla, «porque, aunque el Estado duplicó el capital (aumentó la inversión) la empresa arrojó pérdidas». En esa oportunidad, el jefe de Estado le dio 72 horas para presentar un plan de aumento de la producción. 

Además, reseña el portal, el 2 de marzo de este año se divulgó un video del vertido de leche dañada en el río Apón, adyacente a la planta en Machiques. Dicha información fue confirmada por periodistas, entre ellos Heida Salcedo, quien trabajó en RNV desde espacios de la planta. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook