La presión social en Colombia logró la eliminación -el pasado 2 de mayo- de la reforma tributaria impulsada por el gobierno presidido por Iván Duque, y la posterior renuncia del ministro de Hacienda de ese país, Alberto Carrasquilla, quien fuera el autor de dicho proyecto.

Con la polémica reforma, recordemos, esperaban recaudar 25 billones de pesos para destinarlos supuestamente a mejorar las finanzas públicas y a financiar los programas de asistencia social. La normativa, que preveía fijar la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en un 19%, afectaría la economía de los colombianos.

Luego de dos semanas de masivas protestas en la vecina nación contra la gestión del gobierno, el presiente Duque (ultraderechista y aliado de Álvaro Uribe) anunció este 11 de mayo que en el segundo semestre del año habrá gratuidad para los estudiantes de educación superior pública, siendo esta una de las principales demandas de los manifestantes. 

Los diversos sectores políticos y sociales de Colombia se mantienen movilizados desde el pasado 28 de abril para exigir la derogación de la reforma pensional y de salud, las garantías a derechos fundamentales como la educación y al trabajo, el fortalecimiento al plan de vacunación contra la COVID-19, y el rechazo a los asesinatos de líderes sociales en el país.

Los actos represivos por parte de los cuerpos de seguridad contra los manifestantes han cobrado la vida de más de 40 personas.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook