Cuba respondió este jueves a la «certificación» unilateral y sin mandato internacional que la víspera hizo el Departamento de Estado (cancillería) de Estados Unidos sobre la falta de cooperación plena de La Habana con los «esfuerzos antiterroristas» de Washington.

La nota de la Cancillería cubana «rechaza en los términos más categóricos» la denominada «certificación» que cada año, sin contar para ello con el mandato de la Organización de Naciones Unidas (ONU), hace el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Según la opinión de Washington, «Cuba no coopera plenamente con los esfuerzos antiterroristas» de EEUU, de acuerdo a un anuncio de hace par de días en el Registro Federal de la nación estadounidense.

El comunicado de La Habana recuerda que tal «certificación» fue emitida por el gobierno de Donald Trump el 2 de junio de 2020, «como paso previo para la inclusión de Cuba en la lista del Departamento de Estado sobre Estados que supuestamente patrocinan el terrorismo internacional», lo cual, en definitiva, se hizo público el 11 de enero de 2021, «unos días antes de la toma de posesión del presidente Joseph Biden y con el claro propósito de condicionar la conducta de este hacia» Cuba, apunta la nota.

De acuerdo con la Cancillería cubana, «se trata de una acusación totalmente infundada y utilizada con fines políticos», cuyo propósito, abunda, es intenta «justificar las agresiones contra Cuba, incluido el inhumano bloqueo económico, comercial y financiero que sufre» el país caribeño desde hace más de seis décadas.

Asimismo, Cuba «rechaza la práctica unilateral y selectiva estadounidense de singularizar en listas arbitrarias a países con respecto al terrorismo, la cual carece de legitimidad alguna y es contraria al Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas».

En el comunicado, Cuba recuerda los actos terroristas en su contra «en su mayoría organizados, financiados y ejecutados por el Gobierno de Estados Unidos o por individuos y organizaciones que reciben refugio o actúan con impunidad en ese territorio», lo cual se ha saldado, apuntan, con «la vida a 3.478 y provocado incapacidades a 2.099 ciudadanos cubanos», mientras que «los daños humanos y perjuicios económicos se calculan en 181.000 millones de dólares».

La Cancillería cubana refiere, de igual manera, que «ha manifestado la disposición de cooperar con autoridades estadounidenses como lo hace con otros países [en la lucha contra el terrorismo, lo cual] es algo que conoce perfectamente el Gobierno de Estados Unidos» y ejemplifica, en ese sentido que «mantiene su compromiso con el proceso de paz en Colombia, a pesar de ser víctima de reiterados actos inamistosos y deshonestos, políticamente motivados».

Cuba emplaza, en ese sentido al secretario de Estado, Antony Blinken, a «confesar que son las autoridades estadounidenses las que se han negado a cooperar con Cuba en el enfrentamiento al terrorismo, lo que está debidamente documentado», y apunta que «el Gobierno de Estados Unidos nunca ha devuelto a Cuba a uno solo de los fugitivos de la justicia cubana, ni siquiera ha juzgado a alguno de ellos por los crímenes y actos terroristas».

En definitiva, La Habana califica «la inclusión de Cuba en la lista de países que ‘no cooperan plenamente’ con los esfuerzos estadounidenses contra el terrorismo» como «una acción irresponsable y vergonzosa» de Washington.

(teleSUR)

Comentarios Facebook