Moscú lamenta que hasta el momento no se haya podido entablar un diálogo con la nueva Administración de EEUU sobre la estabilidad estratégica, declaró el vicecanciller ruso Serguéi Riabkov. 

«Lamentablemente, no hemos entablado hasta ahora el diálogo sobre la estabilidad estratégica con la nueva Administración de EEUU. Bajo la de [Donald] Trump lo sosteníamos, pero sin conseguir acuerdos, a causa de las exigencias irrealizables que nos planteaba Washington», dijo entrevistado por Lenta.ru. 

Rusia valoró positivamente la rápida prórroga realizada por la nueva Administración de EEUU del Tratado START III, constató el diplomático y al mismo tiempo recordó que en este documento se señala que la prórroga es posible por un plazo de hasta cinco años, de ahí que se plantea la tarea de elaborar algo para su sustitución. 

El Tratado de Reducción de Armas Estratégicas III (START III), documento clave para la estabilidad estratégica, entró en vigor el 5 de febrero de 2011. Los dos países se comprometieron a reducir sus arsenales hasta 700 misiles, 1.550 ojivas nucleares y 800 lanzaderas desplegadas y en reserva. 

El objetivo declarado se logró y las partes mantienen sus arsenales dentro de los límites acordados. A principios de 2021, después de que en EEUU llegara al poder la Administración Biden, el tratado fue prorrogado sin modificaciones por otros cinco años. La Administración anterior demoró hasta último momento la prórroga del acuerdo, lo que amenazaba con el colapso de todo el sistema de estabilidad estratégica. 

Según Moscú, para los futuros acuerdos en materia de estabilidad estratégica debe servir de base una nueva «ecuación de seguridad», en la que se consideren los factores como la situación en el espacio, donde aumenta el peligro de una carrera armamentista, agregó Riabkov. 

Rusia, China y otros países se pronuncian en contra de tal desarrollo de los acontecimientos, señaló. 

También indicó que se debe tomar en cuenta el potencial de otros países poseedores del arma nuclear, tales como el Reino Unido y Francia. 

«Sin considerar estos factores no podremos fortalecer con eficacia la seguridad ni avanzar hacia la limitación de las armas nucleares», subrayó. 

Memorándum con EEUU para los viajes de los diplomáticos 

Serguéi Riabkov también declaró que Rusia planeaba retirarse del acuerdo con Estados Unidos que permitía los viajes sin restricciones de los diplomáticos. 

«A la vista la disposición del Gobierno para retirarnos del memorándum de viajes libres, por ejemplo. De momento no puedo mencionar una fecha concreta de cuándo sucederá», dijo el viceministro. 

El 31 de mayo, Riabkov adelantó que en los próximos días habría declaraciones que no iban a agradar a Washington, en alusión a las represalias por las sanciones unilaterales estadounidenses del 15 de abril y la expulsión de diez diplomáticos rusos. 

Moscú respondió a la decisión de la Casa Blanca señalándole la puerta de salida a diez diplomáticos estadounidenses y sancionando a ocho altos funcionarios de Washington. 

Además los funcionarios de la Embajada estadounidense tendrán que tramitar un permiso para alejarse más de 40 kilómetros de la legación. Hasta la fecha recibir la autorización no era obligatorio. 

Riabkov agregó que los estadounidenses han sido informados de otras medidas de respuesta que no se han hecho públicas. 

El viceministro aclaró que estas señales no estaban relacionadas con la próxima cumbre entre los presidentes de las dos potencias, Joe Biden y Vladímir Putin, que se prevé celebrar el 16 de junio en la ciudad suiza de Ginebra.  

Ciberataque contra la compañía JBS 

Moscú y Washington están en contacto permanente sobre el ciberataque que se produjo la semana pasada contra la rama estadounidense del gigante de la industria cárnica, JBS, aseguró Riabkov. 

«Ayer [1 de junio] tuvo lugar una conversación correspondiente a nivel del Departamento de Estado y nuestra Embajada en Washington. Probablemente, desde ese punto de vista, podemos decir que la Administración estadounidense mantiene contacto directo con el Gobierno ruso», dijo Riabkov ante la prensa. 

La subsecretaria principal de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, comunicó antes que el organismo está en contacto sobre el asunto con las autoridades rusas. 

El 30 de mayo la empresa JBS anunció haber sido víctima de un ciberataque contra los servidores que respaldan sus sistemas operativos en Estados Unidos y Australia. 

Aunque la compañía no tiene pruebas de que los datos de sus clientes, trabajadores y proveedores estuvieran comprometidos, se vio obligada a cerrar sus plantas en EEUU. 

La empresa opina que el ataque cibernético fue realizado por un grupo criminal posiblemente localizado en Rusia. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook