El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció este jueves que su administración comenzará a distribuir 25 millones de dosis de vacunas anticoronavirus en países de América Latina y el Caribe, el sur y el sureste de Asia y África, 75% de las cuales se compartirán a través del mecanismo COVAX.

En un comunicado divulgado en el portal de la Casa Blanca, Biden detalló que de las casi 19 millones de dosis que se repartirán por este medio, unas seis millones se destinarán a países de América Latina y el Caribe, aproximadamente 7 millones se asignarán a países del sur y el sureste de Asia y otros 5 millones a países africanos, en este caso, en coordinación con la Unión Africana y los Centros Africanos para el Control y Prevención de Enfermedades.

Aunque en el documento no se indica específicamente cuáles países se beneficiarán de esta política, sí se precisa que «las dosis restantes, poco más de 6 millones, se compartirán directamente con los países que experimenten aumentos repentinos, los que estén en crisis y otros socios y vecinos, incluidos Canadá, México, India y Corea del Sur».

Por ningún lado incluye a Venezuela. Sin embargo, el canciller de México, Marcelo Ebrard, confirmó a través de su cuenta de Twitter que su país recibirá 1 millón luego que la vicepresidenta de EEUU, Kamala Harris, se lo anunció vía telefónica al presidente Andrés Manuel López Obrador.

«Serán enviadas a México un millón de dosis de la vacuna Janssen, fabricada por Johnson y Johnson, la próxima semana según nos anunció la Vicepresidenta Kamala Harris en llamada con el Presidente López Obrador. Son unidosis, de gran ayuda para la vacunación. Gracias a EU!!», publicó Ebrard.

Un despacho de EFE puntualiza que «esta será la primera vez que el país comparta con el resto del mundo vacunas aprobadas para uso interno, entre ellas las de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson». Previamente, «se anunció el envío entre mayo y junio de 60 millones de dosis de AstraZeneca», pero «estas dosis aún no reciben el visto bueno de los reguladores estadounidenses», sintetiza esa fuente.

El gobierno estadounidense prometió aportar más detalles acerca de los mecanismos y criterios de distribución en fecha próxima.

Biden subrayó que su gobierno compartía «estas dosis para no obtener favores ni obtener concesiones», sino «para salvar vidas» y ratificó que su país continuaría «trabajando en estrecha cooperación» con sus «socios democráticos para coordinar un esfuerzo multilateral, incluso a través del G7».

La agencia española recuerda que este despacho de 25 millones de dosis de vacunas anti-COVID-19 forma parte de un lote de 80 millones de dosis que Estados Unidos planea compartir con otros países durante las próximas semanas.

De otra parte, en abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó que el 87% de las dosis se han administrado naciones de ingresos altos, al tiempo que en las de ingresos bajos apenas se ha aplicado 0,2% de todas las inoculaciones.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook