El Banco Central de Cuba (BCC) anunció que a partir del próximo 21 de junio las instituciones bancarias y financieras cubanas no aceptarán depósitos de dólares estadounidenses en efectivo, medida que afecta a personas naturales y jurídicas.

«Ante los obstáculos que impone el bloqueo económico de Estados Unidos para que el sistema bancario nacional pueda depositar en el exterior el efectivo en dólares estadounidenses que se recauda en el país, se ha adoptado la decisión de detener temporalmente la aceptación de los billetes de esa moneda en el sistema bancario y financiero cubano», señala el comunicado del BCC.

Según el comunicado del ente bancario cubano, la medida no atañe a operaciones realizadas por transferencias ni los depósitos en efectivo de otras divisas libremente convertibles aceptadas en Cuba, las que podrán continuar realizándose sin ninguna limitación.

La información fue ampliada en el programa televisivo Mesa Redonda, por la ministra-presidenta del BCC, Marta Wilson; la vicepresidenta de esta institución financiera, Yamilé Berra; y el director general de Estados Unidos del Ministrio de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío.

La nota del BCC explica que esta «es una medida de protección del sistema bancario y financiero cubano, que se aplica solo a la moneda de EEUU en efectivo, no a las cuentas existentes en esa moneda».

«Los depósitos en dólares estadounidenses que poseen personas naturales y jurídicas no se afectan en lo absoluto por esta medida», precisa el documento.

La declaración especifica que «se trata de una decisión indispensable, debido a que el sistema bancario cubano, en virtud de las limitaciones que impone el bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos, ha visto restringidas desde hace más de un año, y hasta extremos inusitados, las posibilidades de depositar en bancos internacionales los billetes de dólares estadounidenses recaudados en el territorio nacional».

Los funcionarios presentes en la Mesa Redonda explicaron que debido a la combinación de una cantidad desproporcionada de efectivo en dólares estadounidenses en los bancos cubanos, y con la imposibilidad de darle uso en el exterior porque no hay instituciones que reciban, procesen, cambien este efectivo, queda Cuba con una cantidad que pierde su valor de uso dentro de la economía cubana.

El comunicado agrega que la duración de esta medida dependerá de la eliminación de las restricciones impuestas por EEUU que impiden el normal funcionamiento de los procedimientos de exportación de la moneda estadounidense.

(Sputnik)

Comentarios Facebook