Corría el minuto 43 del partido que disputaron este sábado las selecciones de Dinamarca y Finlandia, el tercero de esta Eurocopa y el primero del Grupo B, cuando Christian Eriksen (29 años) se desmayó en pleno partido, quedando helado el Parken Stadion de Copenaghen.

El lateral izquierdo Joakim Maehle sacó de banda y cuando Eriksen intentó controlar el balón cayó desplomado al césped. Sus compañeros advirtieron a las asistencias, que rápidamente entraron al terreno de juego y le realizaron el masaje cardíaco al futbolista del Inter de Milán, ante la incredulidad de los presentes.

Una de las imágenes que trascendieron de este lamentable suceso fue el momento que el portero de Dinamarca, Kasper Schmeichel, estaba consolando a Sabrina Kvist Jensen, esposa de Eriksen.

Braithwaite, rezando

Los integrantes de la selección danesa, rotos, se colocaron delante de Eriksen durante más de 10’ e incluso una familiar del ex del Tottenham Hotspur bajó al campo, siendo consolada por el guardameta Kasper Schmeichel. Jonas Wind no pudo reprimir las lágrimas, mientras el azulgrana Martin Braithwaite rezaba por su compañero.

Finalmente Eriksen fue retirado en camilla y la UEFA anunció instantes después que el partido quedaba suspendido de forma inmediata. “El partido de la UEFA EURO 2020 en Copenaghe ha sido suspendido habiendo una emergencia médica”, fue el escueto comunicado que emitió el máximo organismo del fútbol europeo a través de su cuenta de Twitter.

(mundodeportivo.com)

Comentarios Facebook