La Oficina Nacional de Procesos Electorales de Perú (ONPE) salió al paso de las declaraciones del expresidente colombiano Andrés Pastrana, quien aseguró que la tensa situación postelectoral en ese país era «consecuencia del andamiaje criminal financiado por Maduro» y sostuvo que había «serios indicios» de que venezolanos estaban «implicados en el manejo del software del Tribunal Electoral del Perú».

En un comunicado difundido en su cuenta de Twitter, la ONPE calificó las aseveraciones del exmandatario de «noticia falsa», al tiempo que le recordó que sus 104 centros de cómputo «son monitoreados permanentemente».

Además, el ente comicial destacó que estas elecciones contaron «con la presencia de personeros y observadores internacionales».

Pastrana también cuestionó la reducción de la brecha que separaba a los candidatos Pedro Castillo y Keiko Fujimori como que si se tratase de un hecho extraordinario.

La acusación carece de fundamento y en ese orden, la ONPE apuntó que «la publicación de resultados podía ser revisada» en su portal y a través de sus cuentas en las redes sociales, conforme iba siendo registrada en sus centros de cómputo.

Incluso, el político conservador afirmó que la mesa donde votó Fujimori «fue declarada inelegible», pero fue desmentido por la autoridad electoral peruana, que precisó que «la mesa a la que se refiere corresponde al acta Nº 047386, que figura como ‘acta electoral normal'» y compartió como prueba la correspondiente toma de su sistema de consulta de resultados.

Ante esto, el expresidente neogranadino, lejos de disculparse con la ONPE y el pueblo peruano por propagar información falsa, insistió en Twitter que había «indicios que Venezuela tiene sus manos metidas en el sistema electoral peruano» y desafió al organismo a someterse «a una auditoría internacional con peritos de ambos candidatos».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook