Los votantes franceses acuden este domingo a las urnas para elegir autoridades regionales y departamentales, en unos comicios que serán una prueba de cara a las elecciones presidenciales del año próximo año entre el mandatario Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen.

La Reagrupación Nacional (RN), de Marine Le Pen, encabeza los sondeos en seis de las 13 regiones metropolitanas, impulsada por el rechazo de los partidos tradicionales y por el miedo provocado por los atentados yihadistas.

La cita en las urnas, que tendrá su segunda vuelta el domingo próximo, permitirá a los habitantes de 14 regiones renovar 1.758 consejeros.

Unos 48.000.000 de franceses están llamados a las urnas para renovar las asambleas regionales y departamentales, en unos comicios que se retrasaron varios meses debido a la pandemia.

Las urnas cerrarán entre las 16H00 y las 18H00 GMT en función de las normas de distintos departamentos, y a partir de esa última hora comenzarán a divulgarse los primeros resultados parciales.

Según las cifras oficiales, unas 19.000 personas son candidatas en las regionales francesas como parte de 128 listas, con más de una docena de ministros entre los aspirantes.

Cae votación a media jornada

La participación en la primera vuelta de las elecciones regionales y departamentales de Francia de este domingo cayó al 12,22 % del censo a mediodía (10H00 GMT), informó este domingo el Ministerio del Interior.

Se trata de cuatro puntos porcentuales menos que el 16,27 % del censo que había votado a la misma hora en la primera ronda de las regionales de 2015.

La participación era especialmente baja en la región de Ile de France (que engloba a París y su zona metropolitana), con apenas un 8,47 % de votantes, mientras que en el lado opuesto en la isla de Córcega había votado ya el 22,5 %.

Los partidos que obtengan más del 10% de los votos en la primera ronda de las elecciones regionales pasarán a la segunda vuelta del 27 de junio.

Los sondeos apuntan a que el RN de Le Pen pueda obtener el control de una o más regiones, lo que podría ser un gran espaldarazo para la campaña que inició hace una década para legitimar un partido considerado durante mucho tiempo como una formación marginal, antidemocrática y antisemita.

(teleSUR)

Comentarios Facebook