Alrededor de 69,000 bitcoins han desaparecido de una plataforma de inversión sudafricana junto con dos hermanos que eran propietarios de la criptoempresa.

Aunque los hechos aún están por demostrarse en los tribunales, si resulta ser una estafa de salida en lugar de un hackeo, sería la mayor de la historia, según Bloomberg. En cualquier caso, había señales de advertencia para los inversores, ya que, al parecer, a los usuarios se les prometían rendimientos de hasta el 10% al día.

AfriCrypt se fundó en 2019 y los hermanos Ameer y Raees Cajee la operaban. Según se informa, había acumulado alrededor de 54 mil millones de rands valorados en BTC, o $3.6 mil millones en ese momento, cuando se envió un mensaje a los inversores el 13 de abril afirmando que la plataforma había sido hackeada.

La empresa dijo que detendría sus operaciones mientras iniciaba el proceso de «intentar recuperar los fondos robados y la información comprometida».

El bufete de abogados sudafricano Hanekom Attorneys, que ha llevado el caso en nombre de los usuarios afectados, dijo que se levantaron sospechas porque el mensaje incluía la advertencia de que: «los clientes pueden proceder por la vía legal, pero les pedimos que por favor reconozcan que esto solo retrasará el proceso de recuperación».

«Sospechamos de inmediato ya que el anuncio les imploraba a los inversores que no emprendieran acciones legales», dijo Hanekom Attorneys. El bufete de abogados también afirmó que «los empleados de Africrypt perdieron el acceso a las plataformas de back-end siete días antes del supuesto hackeo».

Hanekom Attorneys alega que los hermanos transfirieron los 69,000 BTC -que ahora valen $2,200 millones tras la reciente caída del precio- de las cuentas de AfriCrypt y de los monederos de los clientes, y sometieron los fondos «a varios tumblers y mezcladores de la dark web, lo que provocó una severa fragmentación» para hacer que los fondos fueran ilocalizables.

No se ha podido localizar a los hermanos: las llamadas que se les hacen van directamente al buzón de voz, y el sitio web de AfriCrypt también está caído. El bufete ha denunciado el caso a una unidad de élite de la policía nacional apodada «Hawks».

El Tribunal Superior de Gauteng, Sudáfrica, ha concedido una orden de liquidación provisional contra los hermanos Cajee, y se les ha dado hasta el 19 de julio de 2021 para responder a la orden.

Según el medio africano de noticias sobre criptomonedas BitcoinKe, AfriCrypt atrajo a sus clientes dirigiéndose a inversores de alto poder adquisitivo e instándoles a recomendar el servicio a sus amigos, al tiempo que ofrecía rendimientos de hasta el 10% diario.

La asombrosa rentabilidad diaria deja en la sombra el 10% mensual prometido a los usuarios de la estafa de criptomonedas sudafricana Mirror Trading International (MTI).

MTI ha sido descrita como la mayor estafa Ponzi que el país haya visto jamás: se sacaron 23,000 BTC de los inversores ($774 millones a precios actuales) y el director general de MTI, Johann Steynberg, supuestamente huyó a Brasil para escapar del castigo cuando la empresa fue puesta en liquidación provisional en 2020.

(Cointelegraph)

Comentarios Facebook