Alexánder Seménov, doctor en Biología y jefe del Instituto de Investigación de Infecciones Virales del Centro Véktor, donde se creó la vacuna EpiVacCorona, sostiene que no es adecuado prolongar el lapso de aplicación entre la primera y segunda dosis de cualquier vacuna anticoronavirus, pues ello puede ocasionar que la vacunación sea ineficaz y que incluso se requiera de una tercera o cuarta inoculación.  

«Inocularse con un fármaco con un intervalo prolongado de un mes o mes y medio, sobre todo, por voluntad propia y no por contraindicaciones médicas, no es motivo para preocuparse de que tu sistema inmunológico se vea afectado, sino simplemente de que te has vacunado en vano», dijo Seménov a la agencia rusa TASS.

El experto explicó que el plazo de dos a tres semanas no obedece al azar ni a un criterio caprichoso, sino que es el óptimo para que tras haber sido inyectado el primer componente, el sistema inmune se ponga «en alerta» y al recibir la segunda dosis, «memorice la imagen del enemigo al que hay que enfrentarse».

«Si te tomas un descanso muy largo, es como cuando te has aprendido un poema, nadie te lo pregunta y lo acabas olvidando», ilustró.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook