gleee.jpg

Durante una entrevista por el canal privado Globovision, el sacerdote jesuita Numa Molina enfatizó que la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) no se debería establecer «en un partido político”.

 

“Lo que menos quiero es que la CEV se convierta en un partido político, eso no lo esperaría yo nunca. Primero, porque yo sé que en el fondo es un magisterio de la Iglesia (…)” No obstante, afirmó: “sí quisiera que realmente fueran lo más pastores posibles”.

 

Agregó: “Yo no puedo convertir una devoción de un santo, una tradición popular, en una oportunidad para hacer política partidista” .

 

Consideró que hace falta más cercanía con el pueblo porque, a su juicio, “hay una distancia terrible con el pueblo, no podemos seguir quedándonos en las iglesias”.

 

Recalcó que la Iglesia católica “debe estar abierta” a cualquier línea de pensamiento.

 

“La Iglesia universal es diversa y te puedes encontrar todas las posiciones. No obstante, se puede dialogar y se puede vivir y se puede seguir encontrando”, sostuvo.

 

Mencionó que dentro de los jesuitas “hay posiciones muy diversas y eso no quita que dialoguemos, que signamos siendo hermanos. ¿Cómo no se va a ser disidente? Si no estuviéramos frente a un totalitarismo, a un pensamiento único que le pudiera hacer mucho daño a la iglesia o a cualquier institución”, concluyó el párroco. 

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook