El fiscal general de Bolivia, Juan Lanchipa, dijo este martes 6 que concluirá en 30 días la investigación preliminar de un juicio contra Jeanine Áñez, por genocidio, el cuarto proceso de responsabilidades que enfrentaría la expresidenta transitoria.

«A la conclusión (de la investigación), si corresponde se remitirá el correspondiente requerimiento acusatorio a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) para la posterior autorización de juicio de responsabilidades», declaró Lanchipa en conferencia de prensa.

El jefe del Ministerio Público confirmó que ya comunicó al Tribunal Supremo (TSJ) la apertura de la investigación, tras admitir preliminarmente la demanda presentada por una veintena de representantes de familiares de muertos y heridos en sucesos de noviembre de 2019 denunciados como masacres políticas.

Áñez está acusada de genocidio por la muerte de una treintena de civiles en los primeros días de su gestión, en las localidades de Sacaba (Cochabamba, centro) y Senkata (El Alto, La Paz), donde fuerzas combinadas de militares y policías reprimieron protestas contra el golpe ocurrido pocos antes.

Cuarto juicio

El juicio por genocidio se sumaría a otros tres procesos de responsabilidades contra Áñez aprobados en semanas pasadas por la Fiscalía y que el TSJ puso ya en consideración del parlamento para las correspondientes autorizaciones, por dos tercios de votos.

Con mayoría absoluta en las dos cámaras legislativas, pero sin alcanzar los dos tercios, el gobernante Movimiento Al Socialismo necesita sumar votos de la oposición conservadora para autorizar estos procesos.

Las tres demandas que están en trámite de autorización parlamentaria se refieren a delitos económicos y administrativos, entre estos la contratación de un crédito de más de 300 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional sin autorización legislativa.

Para el nuevo juicio, la acusación se sustenta en un decreto firmado por Áñez y su gabinete ministerial que ordenó la participación de los militares en la represión interna, liberándolos anticipadamente de responsabilidades penales.

Lanchipa dijo que prevé definir a la brevedad posible un programa de declaraciones de acusados y testigos, incluida Áñez, para fundamentar la eventual acusación formal que presentaría al TSJ para que éste solicite luego la autorización parlamentaria que habilitaría el juicio de responsabilidades en única instancia.

En un caso separado, Áñez enfrenta un proceso penal ordinario por haber tomado el poder, tras el derrocamiento de Evo Morales, en un procedimiento de sucesión constitucional que según la denuncia habría sido forzado e ilegal.

En espera de este juicio, la exgobernante está en detención preventiva desde marzo.

(Sputnik)

Comentarios Facebook