Al menos 32 personas han muerto y 757 han sido detenidas hasta este martes en Sudáfrica por los violentos disturbios ocurridos en los últimos días en varios puntos del país, informaron hoy las autoridades.

Esa violencia, que ha obligado a la movilización del Ejército, se inició el pasado viernes a raíz del encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma por desacato judicial, pero se ha convertido después en una oleada de saqueos masivos y vandalismo.

Los graves incidentes se concentran en la oriental provincia de KwaZulu-Natal (de donde es originario Zuma y su mayor bastión de apoyo político) y en la populosa Gauteng (región donde están Pretoria y Johannesburgo).

(EFE)

Comentarios Facebook