El presidente saliente de Irán, Hasan Rohanieste, anunció este jueves 22 de julio la apertura de una nueva terminal de exportación de crudo en el mar de Omán, con el objetivo de evitar que los barcos tengan que atravesar el estrecho de Ormuz.

La instalación se ubica en la ciudad costera de Jask, en la provincia sureña de Hormozgan y tiene una capacidad de transferencia en la primera fase de 300.000 barriles de petróleo. Además, la inversión del proyecto fue de cerca de 2.000.000 de dólares.

El oleoducto del que se abastecerá la terminal se extiende desde el campo petrolífero de Goreh, ubicado en la provincia de Busher, al sur de Irán, hasta el puerto de Jask, y su principal aporte es la posibilidad de prescindir del cruce del estrecho de Ormuz en el Golfo Pérsico.

Cerca de 1.000 kilómetros de tubería resistente a la corrosión han construido en la región los especialistas iraníes en menos de dos años, además de unas enormes bombas de 2,5 megawatts que se necesitaban para construir este ducto, pese a las sanciones y medidas coercitivas que sufre el país.

“Hoy es un día histórico en la industria petrolera de Irán ya que comienza la operación para exportar petróleo iraní desde la región de Makran”, indicó el ministro de Petróleo de Irán, Biyan Namdar Zagane, en el marco de la inauguración del proyecto en el que participan 250 empresas.

Namdar señaló que el megaproyecto se desarrolló en medio de condiciones difíciles de la guerra económica y demuestra que las sanciones son un fracaso y permitirá un desarrollo económico en la franja costera de Markan, ubicada a lo largo del mar de Omán, al sur de Irán.

Con la instalación, Irán podrá suministrar crudo a sus clientes en cualquier situación en el Golfo Pérsico y no se limitará a los clientes de un solo lado del estrecho, ya que Jask será la nueva terminal para las exportaciones.

Por su parte, Hasan Rohani señaló ante la televisión local que la apertura de esta terminal es una “respuesta contundente a EEUU” cuya guerra económica contra Irán agudizó el exmandatario Donald Trump.

“La inauguración de este proyecto ha dado una respuesta contundente a quienes tramaron complots, en particular Estados Unidos. El crudo fue una de las más importantes industrias del país sancionadas por los estadounidenses”, apuntó.

Asimismo, el jefe de Gobierno saliente de Irán, calificó de “orgullo nacional” el oleoducto Goreh Jask. ““Este es un movimiento estratégico y un paso importante para Irán. Asegurará la continuación de nuestras exportaciones de petróleo”, aseveró.

(teleSUR)

Comentarios Facebook