En Colombia les dan a los manifestantes un trato de guerra, “es decir, el esquema represivo en Colombia está pensado en función de un enemigo interno y ahí caben mujeres, jóvenes, sacerdotes, defensores de los derechos humanos, periodistas, comunicadores populares”.

Así lo señaló Gonzalo Armúa, secretario continental de Alba Movimientos, en entrevista en el programa Cara a Cara, con el periodista Clodovaldo Hernández, quien viajó a Colombia en una misión, a solicitud de varias organizaciones sociales colombianas, para monitorear la situación de violencia y la represión.

Explicó Armúa que “el brazo ejecutor de la política represiva está arraigado en la Policía Nacional, en el Ejército y fundamentalmente en la policía antidisturbios (Esmad), que es el foco del casi 80% de las denuncias que recibimos que son lesiones, vejaciones y distintos atropellos a los derechos humanos”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook