Trevor Milton, el fundador de Nikola, quería convertirse en el segundo Elon Musk y repetir o aun superar el éxito de Tesla. Sin embargo, ahora enfrenta cargos de fraude y podría acabar 25 años en la cárcel. 

Nikola Corporation es una empresa fundada en 2014 que desde entonces presenta prototipos de vehículos sin emisiones y planea producirlos en el futuro. 

Un tribunal de Manhattan acusó a Milton de tres cargos de fraude criminal por mentir sobre «casi todos los aspectos del negocio» para impulsar la venta de acciones de la empresa de vehículos eléctricos. 

El multimillonario que dimitió como presidente de la compañía en septiembre de 2020 está acusado de cargos por fraude de valores y fraude electrónico. 

Las autoridades dijeron que Milton se apoyó en comunicados de prensa en las redes sociales, así como en entrevistas televisivas y pódcast, para impulsar el precio de sus acciones y convertirse en una de las 100 personas más ricas del mundo. 

«Este es un caso muy sencillo. Milton dijo mentiras para generar una demanda popular de acciones de Nikola. Comenzando alrededor de marzo de 2020, cuando Nikola anunció que sus acciones pasarían a cotizar en bolsa, Milton se preocupó cada vez más por mantener alto el precio de las acciones de Nikola», indicó la fiscal federal Audrey Strauss.  

Los fiscales aseguraron que Milton construyó un esquema diseñado para inflar las acciones de la compañía mintiendo sobre los productos de la empresa, la tecnología y las perspectivas de ventas futuras. Este esquema se dirigió a los inversores individuales y no profesionales, algunos de los cuales perdieron cientos de miles de dólares. 

En particular, la acusación alega que Milton afirmó que Nikola tenía un prototipo de semirremolque «totalmente funcional» conocido como Nikola One, cuando sabía que el prototipo era inoperativo. Para rodar un video publicitario, el camión tuvo que ser empujado de la cima de una colina para circular por la carretera. 

Además, la compañía no tenía ninguna de las baterías revolucionarias que prometió Milton. Tampoco producía hidrógeno, aunque no solo afirmaba hacerlo, sino que aseguraba haber sido capaz de reducir los costes de producción en un 81%. 

La sentencia máxima para cada uno de los cargos es de 20 y 25 años. El propio Milton se declaró inocente en todos los casos. Fue liberado con una fianza de 100 millones de dólares garantizada con dos de sus propiedades en Utah. 

Tras las acusaciones, las acciones de Nikola se desplomaron un 15,2% hasta los 12,03 dólares por acción, lo que representa una fuerte caída desde su máximo histórico de 93,99 dólares el 9 de junio de 2020, días después de que la compañía saliera a la bolsa. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook