SpaceX, la compañía del magnate sudafricano Elon Musk, desarrollará un plan piloto para proveer servicios de internet a zonas remotas de Chile por medio de la constelación satelital Starlink, informó este martes 6 de julio la Subsecretaría de Telecomunicaciones a través de un comunicado. 

La colaboración, que tiene carácter experimental y no permite la explotación comercial, surgió luego de que Starlink y el ministerio de Transporte y Telecomunicaciones del país austral exploraran «la factibilidad técnica de realizar pruebas piloto de carácter social en comunidades rurales y/o aisladas con problemas de conectividad digital», explicó el ente.

Según se precisa en el documento, «la coordinación público-privada permitirá la llegada de internet satelital a escuelas de las localidades de Caleta Sierra (Región de Coquimbo) y Sotomó (Región de los Lagos)».

En esta primera fase (beta), Starlink prometió a las autoridades chilenas una velocidad potencial de descarga que oscilará entre 50 y 150 Mb/s, con una latencia –tiempo que se tarda en enviar datos de un punto al siguiente– entre 20 y 40 milisegundos–, parámetros que resultan adecuados para actividades relacionadas con la educación, el trabajo a distancia y el entretenimiento.

Trascendió, asimismo, que la conectividad se garantizará con los kits satelitales que entregó la compañía a las autoridades y que estos proveerán internet gratuito durante un año. Transcurrido el lapso, el acuerdo estipula que los municipios correrán con el costo del servicio.

Gloria Hutt, ministra de Transporte y Telecomunicaciones, celebró que Starlink hubiera elegido a Chile «como país pionero de Latinoamérica para iniciar el despliegue de su proyecto de internet satelital, dotando de capacidad y conectividad de alta velocidad a dos localidades del país», pues la difícil geografía de la nación «hace que sea complejo el despliegue de las redes tradicionales de banda ancha».

La funcionaria destacó que esta iniciativa abona a la reducción de la brecha digital en Chile, una tarea que, a su parecer, «necesita de la innovación» y requiere un punto de vista flexible para adoptar e implementar «nuevas tecnologías» que complementen las ya existentes, como las redes de fibra óptica y 5G.

Por el lado de SpaceX, su presidenta y directora de operaciones, Gwynne Shotwell, sostuvo que «Starlink fue diseñado para comunidades remotas como las de Caleta Sierra y Sotomó«, razón por la cual «la conectividad de alta velocidad puede tener un impacto transformador en estas comunidades».

¿Internet satelital en la mayor parte del planeta?

El pasado 29 de junio, Musk aseguró en el Congreso Mundial de Telefonía Móvil que el servicio de internet satelital que ofrece Starlink estaría disponible en la mayor parte del planeta –exceptuando en los polos– en agosto y proyectó que a mediados de 2022, medio millón de usuarios habrá suscrito contrato con la compañía.

Empero, el producto, que es vendido como la solución a los problemas de conectividad asociados al uso de cables de fibra óptica o de la plataforma 5G, no es accesible para la mayoría. Solamente el kit de Starlink –que incluye la antena satelital y otros dispositivos– cuesta unos 500 dólares y la tarifa mensual, que está estandarizada globalmente, oscila en torno a los 100 dólares, aunque el magnate ha asegurado que su empresa trabaja por disminuir los costos tanto de las antenas como de las tarifas.

Starlink forma parte de las iniciativas que avanza SpaceX –principal empresa de Musk, dedicada a la fabricación de transporte aeroespacial– y se ha planteado como objetivo crear una «constelación» de 42.000 satélites que permitan acceder a internet en cualquier lugar del mundo.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook