Este domingo, Estados Unidos responsabilizó a Irán sobre la agresión que se registró con un dron el jueves 29 de julio contra el petrolero «Mercer Street», en las inmediaciones de las costas de Omán y que dejó dos integrantes de la tripulación muertos.

De acuerdo con agencias internacionales, el tanquero propiedad del acaudalado israelí Eyal Ofer, se trasladaba desde Dar es Salaam (Tanzania) a Fuyaira (Emiratos Árabes Unidos), cuando sucedió el incidente, sobre el cual luego Teherán salió al paso y rechazó tales señalamientos.

Por su parte, el secretario de Estado norteamericano Antony Blinken manifestó a través de un comunicado: “Tras la revisión de la información disponible, estamos convencidos de que Irán llevó a cabo este ataque”.

Añadió que se encuentran en labores con aliados para establecer las venideras acciones, a su vez consultando “con los gobiernos dentro y fuera de la región sobre una respuesta adecuada”.

Aunada a las declaraciones del funcionario estadounidense se sumó Gran Bretaña, la cual estima que Irán ejecutó intencionadamente la embestida lo se convierte en “una clara violación del derecho internacional”.

Irán fijó posición a través del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Saeed Khatibzadeh, declaró a los medios de comunicación que Israel “debe detener tales acusaciones sin fundamento”, ya que su país no pondrá en tela de juicio “ni por un momento en defender sus (…) intereses y seguridad nacional”.

De igual manera, el ministro de Exteriores de Israel, Yair Lapi, afirmó que  contactó a su par de Reino Unido, Dominic Raab y le indicó sobre “la necesidad de responder con severidad al ataque contra el barco”.

El mar de Omán está ubicado entre Irán y Omán, zona estratégica  en la que se localiza el estrecho de Ormuz, donde circula un alto porcentaje del crudo internacional además hay presencia y donde está presente una alianza que encabeza Washington, reseñaron portales de noticias.

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook