El mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien anunció que promoverá en marzo de 2022 una consulta popular sobre la revocatoria de su mandato, indicó que los opositores tienen una «oportunidad» de quitarlo del cargo.

Al comentar los resultados de la pasada consulta sobre los expresidentes, la primera en su tipo en México, tras la aprobación en el Congreso para hacer legales este tipo de ejercicios de opinión popular, López Obrador indicó: «ahora viene otro desafío».

El presidente, quien impulsó el referendo del pasado domingo, dijo a la oposición: «Que se vuelvan a agrupar para que llamen al pueblo para que voten para que yo me vaya, es la revocación de mandato».

López Obrador recordó que en junio (en las elecciones intermedias cuando los principales partidos de oposición formaron una alianza contra el gobernante Morena) «se unieron todos: políticos, corruptos, la mayoría de medios de información, los sectores más retrógrados».

«Ahora viene la revocación del mandato va a ser interesantísimo, no vamos a estar bostezando porque el bloque conservador tiene la oportunidad de reagruparse», dijo el mandatario, quien en campaña electoral prometió que realizaría una consulta para revocar su mandato.

«Esto es la democracia, no hace falta la violencia, no, de manera pacífica, por la vía democrática. El pueblo va a decidir si me quedo o me voy. Para finales de marzo, ahí tienen otra oportunidad», dijo el mandatario.

López Obrador lanzó el reto al bloque opositor, que ha tildado a la consulta para enjuiciar a expresidentes como un «fracaso».

Indicó que promoverá la realización en marzo de una consulta popular para preguntarle a los mexicanos si quieren que continúe su mandato hasta 2024 o que renuncie.

“Un demócrata verdadero no tiene que tener tanto apego al poder”, agregó. El gobernante inició su período de seis años en diciembre de 2018.

En el pasado ejercicio de consulta, que tenía un carácter vinculatorio si alcanza al menos el 40 por ciento del padrón electoral, se registró una  participación de 7% de la nómina de votantes, equivalente a 6,6 millones de votos.

Al referirse a las causas que motivaron la escasa participación el mandatario atribuyó la responsabilidad al Instituto Nacional Electoral (INE) y, sin mencionar a las autoridades electorales, dijo que “ellos no tenían entusiasmo por esta consulta… fingen ser demócratas”.

López Obrador rechazó el argumento del INE de que no tenían presupuesto para realizar el referéndum sobre el enjuiciamiento a expresidente y planteó que pudieron haber pedido recursos a los gobiernos estatales para realizar la votación. 

(teleSUR)

Comentarios Facebook