La NASA advirtió en los últimos días que los cambios en la órbita de la Luna podrían generar grandes inundaciones en el planeta en la próxima década. Para 2030, estima la organización, podría haber mareas más altas que impactarían las costas.

Según la agencia, se espera que la oscilación en la órbita de la Luna provoque “un aumento en el número de inundaciones en casi todas las costas continentales de Estados Unidos, Hawái y Guam”, dijo la agencia en una publicación del periódico Independent.

Y agregó: “Solo las costas del norte lejano, incluida la de Alaska, se salvarán durante otra década o más porque estas áreas terrestres están aumentando debido a procesos geológicos a largo plazo”.

Pero esto no es nuevo, señaló el medio, porque las mareas altas preocupan en ciudades del Atlántico el Golfo de Estados Unidos.

De hecho, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos registró al menos 600 inundaciones de este tipo solo en 2019. Pero, según la NASA, cuando ocurra la siguiente etapa de amplificación de la Luna, Estados Unidos estará en “una década de aumentos dramáticos en el número de inundaciones”.

Oscilación y cambio climático

Al parecer, una oscilación en la órbita de la Luna sumada a la crisis ambiental y al cambio climático hará que la década de 2030 sea muy problemática desde el punto de vista de las inundaciones, tanto que alarmará a muchas ciudades y comunidades que viven en la costa.

«En medio del ciclo de 18,6 años de la Luna, las mareas diarias normales de la Tierra se suprimen: las mareas altas son más bajas de lo normal y las mareas bajas son más altas», explica la NASA. «En la otra mitad del ciclo, las mareas se amplifican: las mareas altas suben y las mareas bajas bajan».

El aumento global del nivel del mar empuja las mareas altas en una sola dirección, hacia arriba. Por lo tanto, la mitad del ciclo lunar. De 18,6 años contrarresta el efecto del nivel del mar aumenta con las mareas altas, mientras que la otra mitad aumenta las consecuencias”.

Los investigadores esperan que sus hallazgos sobre la órbita de la Luna conduzcan a esfuerzos específicos e importantes para prevenir el mayor daño posible, tanto al medio ambiente como a los medios de vida de las personas. Las inundaciones de marea alta no involucran una cantidad de agua tan grande como los huracanes, pero la frecuencia con la que ocurren es mucho mayor y, por lo tanto, potencialmente destructiva.

(Rceni)

Comentarios Facebook