Florida se dibuja nuevamente como uno de los epicentros de la pandemia en Estados Unidos. El avance de la variante delta provocó un récord de hospitalizaciones en el estado, con 15.169 personas ingresadas en centros sanitarios por covid-19.

La alarmante cifra significa 1.192 pacientes más que el día anterior, que ya había supuesto un récord de hospitalizaciones. Las unidades de cuidados intensivos están bordeando el 90% de ocupación, con la mitad de las camas alojando a personas enfermas de covid-19.

De hecho, Florida reúne el 20,7% de hospitalizados por el coronavirus en todo Estados Unidos, que tiene un total de 73.300 personas en centros sanitarios debido al covid-19.

Esta oleada de contagios llega en un momento especialmente crítico, ya que las escuelas del estado reabren esta semana en pleno debate alrededor de la obligatoriedad de las mascarillas.

El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, impide a las escuelas que hagan obligatorio el uso de tapabocas para las clases presenciales. Voceros de la comunidad educativa y del sector sanitario sostienen que eso pone en riesgo la salud tanto de los alumnos como de los profesores.

De hecho, DeSantis ha llegado a anunciar que podría suspender el sueldo de los profesores que desafíen sus directrices y obliguen a los alumnos y a las familias a llevar tapabocas en la escuela.

El presidente estadounidense, Joe Biden, aseguró que la Casa Blanca está buscando opciones para apoyar a los profesionales del sector de la educación que sufran represalias por «intentar cuidar de su comunidad» y prevenir los contagios.

(France 24)

Comentarios Facebook