La portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, María Zajarova, califica de impactante la reacción del Occidente al colapso de Afganistán.

En una entrevista concedida al canal Soloviev Live, Zajarvoa ha considerado este miércoles no solo la catástrofe humanitaria en Afganistán como impactante, sino también la reacción del “mundo democrático” a ella, y como ejemplo se ha referido a la declaración de Estonia sobre su disposición a aceptar 10 refugiados afganos.

“¿Qué está haciendo el mundo occidental? Estos son los mismos países de la OTAN, la Unión Europea (UE) que han estado poniendo las cosas en orden allí durante 20 años […] ¿Están enviando aviones? […] ¿Están comprometidos con el hecho de que están comenzando a establecer algún tipo de campamentos de refugiados, a asignar fondos a las ONG relevantes, que brindaron asistencia? No, todo es mucho más interesante, publican un comunicado […] instando a no cerrar los pasos fronterizos, a dejar abiertas las carreteras y los aeropuertos”, denunció la diplomática.

Además, se ha referido a las afirmaciones del secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stontelberg, que, analizando la situación en Afganistán y reconociéndola como catástrofe, culpó del colapso al liderazgo político de Kabul.

No obstante, ha proseguido Zajarova, durante los 20 años, el liderazgo de Afganistán fue en manos de la Alianza Atlántica, que, liderada por EE.UU., invadió en 2011 el país asiático so pretexto de luchar contra el terrorismo y deponer a los talibanes.

“Estados Unidos estuvo involucrado en la creación y preparación de estas mismas fuerzas políticas en Afganistán, fueron responsables exactamente de este segmento. Y ahora ponen la responsabilidad en el liderazgo político de Afganistán. ¿Cómo llamarlo? Estos son los valores”, ha lamentado.

Talibán, que gobernó en Afganistán desde 1996 hasta 2001, se ha hecho con el control de todo el país, luego de tomar el domingo Kabul, la capital, sin ninguna resistencia por parte de fuerzas gubernamentales, entrenadas por EE.UU., y luego de que el presidente Ashraf Qani, aliado de Washington, huyera de Afganistán.

El colapso de Afganistán ha ocurrido poco después de que las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN, comenzaran la fase final de la retirada, entregando todas sus bases militares a las fuerzas locales.

Se les culpa a Washington y al bloque militar de haber desatado el caos que se vive hoy en Afganistán, y de haber decidido salir de este país de manera apresurada y sin considerar futuras consecuencias.

(HispanTV)

Comentarios Facebook