A propósito de la designación de Félix Plasencia como canciller de la República, el presidente Nicolás Maduro compartió reflexiones relacionadas con su ejercicio en el cargo –en el que permaneció entre 2006 y 2012– durante el gobierno de su predecesor, Hugo Chávez. 
 
Maduro relató que se sorprendió cuando Chávez le comunicó de su designación, pues desde su punto de vista, no contaba con la preparación que se requería, pero para su fortuna contó con el propio líder bolivariano como maestro y se rodeó de personas competentes que le ayudaron a formarse como canciller, particularmente de quienes le antecedieron en esa responsabilidad. 
 
«Yo convocaba para consulta permanente a José Vicente Rangel, primer canciller de Chávez; a Alí Rodríguez Araque, a Roy Chaderton y como geopolítico, convocaba al general [Alberto] Müller Rojas», contó el mandatario. 
 
En esos encuentros, refirió, se sentaban en su oficina, junto a su equipo, y conversaban durante largas horas de los temas en los que eran expertos. 
 
«Me daban recomendaciones de libros, de artículos; hacíamos análisis durante horas, tomábamos notas, llamábamos al comandante Chávez. El comandante Chávez participaba en videoconferencia en las reuniones», detalló. 
 
El jefe de Estado insistió sobre la necesidad de que los miembros de su gabinete busquen a las personas que conocen de los temas, de sus antecesores y reciban sus consejos.  
 
«A veces llegan compañeros a ministerios y se olvidan que ha habido ministros y ministras y no los convocan, no los escuchan. Yo siempre le insisto a todos mis ministros: convoque y escuche a los ministros, porque eso me enseñó Chávez», destacó. 
 
(LaIguana.TV)
Comentarios Facebook