Las fuerzas estadounidenses asumieron la responsabilidad del Aeropuerto Internacional de Kabul.

Los talibanes culparon este domingo a Estados Unidos del caos que reina en el Aeropuerto Internacional de Kabul, donde miles de afganos se han congregado para buscar salir del país del centro de Asia.

El triunfo relámpago del movimiento talibán en Afganistán, tras el retiro de las tropas de EE.UU., ha sido el principal factor para que miles de personas busquen abandonar el país ante el temor de que los insurgentes apliquen las severas leyes islámicas.

Desde su entrada en Kabul el domingo, los talibanes han dejado el aeropuerto en manos de Estados Unidos, al que ahora acusaron de haber «fracasado en imponer el orden en el aeropuerto».

«Reina la paz y el orden en todo el país, pero hay caos solamente en el aeropuerto de Kabul», dijo Amir Khan Mutaqi, un dirigente talibán, advirtiendo que «ello debe cesar lo más rápido posible».

El ejército estadounidense decide cuándo y cómo abrir y cerrar las puertas de la terminal aérea sin patrón alguno, lo que enerva todavía más a los afganos que esperan su oportunidad.

Al menos 20 personas han muerto en el aeropuerto de la capital de Afganistán, Kabul, y sus inmediaciones desde el inicio, hace siete días, del caótico proceso de evacuación de la ciudad, según han confirmado fuentes de la OTAN a la cadena Sky News.

Horas antes, el Ministerio de Defensa británico confirmaba al menos siete muertos durante las últimas 24 horas en las inmediaciones del aeropuerto.

El Pentágono ha dicho que está buscando formalmente ayuda de transporte aéreo de aerolíneas comerciales para reubicar a los evacuados de Afganistán una vez que hayan salido de su país.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, activó el domingo la etapa inicial del programa de la Flota Aérea de Reserva Civil, solicitando 18 aviones: tres de American Airlines, Atlas Air, Delta Air Lines y Omni Air; dos de Hawaiian Airlines; y cuatro de United Airlines.

A medida de que crece la tensión en Afganistán, los principales representantes de los talibanes ya están en Kabul para negociar un futuro Gobierno tras la toma del poder.

El expresidente afgano Hamid Karzai y el exviceprimer ministro del país Abdulá Abdulá han mantenido una reunión con los talibán en el marco de las conversaciones que han comenzado este fin de semana entre el movimiento y lo que queda del antiguo gobierno afgano para dilucidar el futuro político del país. 

Karzai y Abdulá forman parte del llamado Consejo de Coordinación, el organismo que, junto con el  antiguo señor de la guerra Gulbuddin Hemaktyar, representa a las autoridades afganas tras la huida del país del presidente depuesto Ashraf Ghani.

El cofundador y jefe negociador de los talibanes, mulá Abdul Ghani Baradar, llegó este sábado a la capital afgana para mantener conversaciones con miembros de su grupo y otros representantes políticos con vistas a formar un nuevo Gobierno.

El movimiento talibán asevera trato apropiado y respeto a ciudadanos afganos que enarbolen símbolos de la República Islámica.

La Organización de Cooperación Islámica (OCI) de 57 miembros se comprometió este domingo a ayudar a lograr la paz en Afganistán.

La mayoría de las calles de la capital estaban en gran parte vacías, salvo por los puestos de control de los talibanes y los militantes que patrullaban.

Los militares talibanes impidieron que los empleados del Gobierno afgano en Kabul regresaran al trabajo el sábado, el primer día de la semana laboral.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han pedido este domingo a la comunidad internacional el establecimiento de un puente aéreo a la capital de Afganistán, Kabul.

De acuerdo con ambas entidades es necesario cubrir las necesidades humanitarias que se están multiplicando en la ciudad, una semana después de la conquista de los talibán y en medio del caos en el procedimiento de evacuaciones que han bloqueado su aeropuerto.

(teleSUR)

Comentarios Facebook