A menudo en los prospectos de los más variados medicamentos se recomienda tomarlos con un vaso de agua. Esto se debe a que la ingesta de los fármacos con otras bebidas podría influir en su efecto.

Los hallazgos de un nuevo estudio, publicado en la revista científica Saudi Pharmaceutical Journal, enfatizan lo importante que es hacer exactamente lo que sugieren las indicaciones de los fabricantes de los medicamentos. En el marco de la investigación, los expertos analizaron el efecto de diversas bebidas en la ingesta de fármacos dosificados sólidos orales, es decir, píldoras, cápsulas o tabletas.

Los científicos analizaron la interacción de diversas bebidas con cinco medicamentos de venta libre indicados para aliviar el dolor, la inflamación o las alergias. Su conclusión fue que «las bebidas analizadas no deben utilizarse como sustitutos del agua cuando se ingieren medicamentos». Son ellas:

Café

Además de contener cafeína, que potencialmente podría resultar en interacciones farmacológicas con los medicamentos, el estudio sugiere que el café y otras bebidas calientes pueden cambiar la química de un medicamento y su tiempo de desintegración.

La bebida puede hacer que las pastillas se disuelvan antes de lo que deberían, lo que afectará que sean absorbidas por el cuerpo de la manera deseada. Esto podría afectar la eficacia del medicamento para aliviar los síntomas y potencialmente causar otros problemas.

Jugo de naranja

El jugo de naranja, una bebida a la cual las personas a menudo recurren cuando se sienten indispuestas, tampoco debe beberse con los remedios. La investigación mostró que esta es una de las principales bebidas que afecta el tiempo de liberación de los fármacos a base de paracetamol.

Coca-Cola

La investigación reveló que los refrescos, en particular la Coca-Cola, pueden afectar el tiempo de desintegración de la mayoría de las drogas analizadas. La gaseosa solo no causó impactos en la absorción del fármaco para alergias.

Bebidas energizantes

Los científicos analizaron también los efectos de los energéticos en la ingesta de las pastillas. Según los expertos, esta bebida tampoco se debe utilizar para sustituir el agua a la hora de tomar un medicamento. Es más, pusieron de relieve que es necesario alertar al público de los peligros de la interacción de los fármacos y las bebidas como estas.

Suero de mantequilla

Quizás el suero de mantequilla, también llamado mazada, no sea una de las bebidas más comunes en los hogares occidentales, pero los científicos analizaron también su efecto en la ingesta de los medicamentos. La investigación mostró que esta —y probablemente otras bebidas lácteas de manera general— no son recomendables para tomar con los fármacos.

(Sputnik)

Comentarios Facebook