angelica-kenova-C.jpg

El trabajo que la empresa Mattel ha realizado desde 1959 lanzando al mercado su producto “Barbie”, promoviendo estereotipos de superficialidad a millones de niñas en el mudo, ha logrado trastocar la cultura mundial y la manera de entender la belleza hoy en día.

 

Muestra de ello es la apariencia física de la modelo Angelica Kenova de 26 años, a quien le llaman la “Barbie Humana” famosa por ser una reproducción en carne y hueso de la popular muñeca, gracias al plan que idearon sus padres con la joven rusa desde que era niña.

 

Actualmente vive con su familia en Rusia y dice que nunca pasó por el quirófano. Pero el problema puntual es que carece de voluntad propia y es manipulada como un juguete por sus progenitores.

 

Y es que sus padres la prepararon desde que nació para que fuera una copia fiel de Barbie invirtiendo tiempo y dinero para que moldeara su cuerpo como una muñeca.

 

Sin embargo, el control que sus padres tienen sobre ella es completamente enfermizo. No sólo por lo estricto de la dieta y de los entrenamientos, sino porque la fiscalizan en todos los aspectos de su vida, incluyendo su relación con los hombres.

 

De hecho la modelo asegura no tener novios pues no tiene vida propia, “siempre tengo que hacer reserva para tres para que mi madre pueda sentarse con nosotros, así que en realidad nunca he tenido un novio. Todos los chicos que conozco son, simplemente, amigos”, dice.

 

“Debería ser independiente, pero mis padres insisten en que viva con ellos. Quiero a mi familia y no quiero decepcionarlos”, afirma la modelo, demostrando el nivel de enfermedad al que puede una persona cuando quiere encasillarse en los estereotipos sociales.

 

 (LaIguana.TV)

 

 

angelica-kenova-C2.jpg

 

 

 

 

 

Comentarios Facebook