El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció la compra de los primeros 400 bitcoines de esta nación centroamericana, a pocas horas de la entrada en vigor de una ley que avala la circulación de dicha criptomoneda en el país.

«El Salvador acaba de comprar 200 nuevos bitcoines. Ahora conservamos 400», tuiteó en inglés el jefe de Estado, quien defendió la adquisición ante los cuestionamientos de la oposición política tras una compra inicial, anunciada poco antes.

«Eso es literalmente menos del 0.03% de lo que ustedes (Arena) se robaron cuando estuvieron en el Gobierno (1989-2009). Y lo más importante es que, ahora, el dinero es para el mismo pueblo. De verdad que no tienen vergüenza», replicó Bukele.

La normativa de marras permite la circulación del bitcóin como moneda de uso corriente en El Salvador, junto a dólar estadounidense, y fue aprobada por el oficialismo y sus aliadas en julio pasado, pese al recelo de la ciudadanía y determinados círculos económicos.

Según Bukele, la adopción del bitcóin como moneda de curso legal ahorrará a los «hermanos lejanos», como llaman los salvadoreños a su diáspora, millones de dólares en comisiones por el envío de remesas.

De hecho, los salvadoreños en el exterior enviaron unos 6.000 millones de dólares en remesas el pasado año, casi la cuarta parte del Producto Interno Bruto (PIB) de este país.

Bukele agregó que El Salvador minará sus propios bitcoines usando energía geotérmica (limpia), ante las alertas sobre el impacto medioambiental de este proceso, que demanda grandes cantidades de electricidad y, en consecuencia, dispara la emisión de gases de efecto invernadero.

El Fondo Monetario Internacional, que negocia un crédito de mil millones de dólares con el Gobierno de El Salvador, expresó sus preocupaciones de índole legal sobre el bitcóin, cuya poca regulación propicia el lavado de dinero, entre otros ilícitos.

Entre las reticencias expresadas por los detractores de la Ley Bitcóin destaca la obligatoriedad de aceptar pagos en esta criptodivisa, pese a que el Gobierno lo ha desmentido e insiste en que su uso será opcional.

La Asamblea Legislativa (Parlamento) de El Salvador, controlada por el oficialista partido Nuevas Ideas, aprobó ya la creación de un fideicomiso de 150 millones de dólares para permitir la conversión de bitcoines en dólares en la red de 200 cajeros instalados en el país.

Además, el Gobierno desarrolló su propia «wallet» (billetera electrónica), llamada Chivo y por cuya descarga los usuarios recibirán el equivalente a 30 dólares para incentivar su uso entre la población que así lo desee.

De la propuesta de una Ley Bitcóin a su aprobación e implementación han transcurrido apenas tres meses, aunque hace dos años funciona en El Salvador el proyecto «Bitcoin Beach», en la playa El Zonte, donde los pobladores y negocios locales operan con criptomonedas.

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook