Con el correr de las horas, cada vez se saben más detalles de lo que fue la suspensión del partido entre Argentina y Brasil. Y la realidad es que el clásico fue suspendido 51 minutos antes de su comienzo y por decisión del Gobierno de Jair Bolsonaro.

Un documento electrónico oficial del Ministerio de Salud fue enviado a Domínguez, presidente de Conmebol, a las 15.09 del domingo, 51 minutos antes del inicio del partido. El documento fue revelado por los medios brasileños que tuvieron acceso al mismo.

«Considerando todos los detalles del caso tras la investigación epidemiológica, se entiende que hubo omisión de información por parte de la delegación argentina en relación a los viajes de los cuatro jugadores, incurriendo así en una infracción sanitaria», dice el oficio del Ministerio de Salud sacado a la luz por el diario ‘Folha’ de Sao Paulo.

La clave es que el último 22 de junio, Brasil impuso hacer cuarentena a los pasajeros que han estado en los últimos 14 días en Reino Unido, India y Sudáfrica a raíz de la pandemia.

Tras firmar ese documento, las autoridades se presentaron en Arena Corinthians y esperaron a que el partido comenzara para poder suspenderlo ante la vista del mundo. Por su parte, la FIFA ya evalúa las sanciones a ejecutar para la CBF.

(Marca)

Comentarios Facebook