Después de varias semanas de ausencia, el filósofo venezolano Miguel Ángel Pérez Pirela retomó la conducción de su programa Desde Donde Sea, que esta temporada se transmitirá de martes a jueves a las 7:00 pm en las plataformas de YouTube y Facebook de LaIguana.TV y sus cuentas personales en Twitter e Instagram. 
 
En esta edición, Pérez Pirela se dedicó a analizar el más reciente proceso de negociaciones entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y sectores de la oposición agrupados en la autodenominada Plataforma Unitaria, cuya segunda ronda finalizó este lunes 6 de septiembre en la Ciudad de México. 
 
A su parecer, el diálogo aporta «una luz al final del túnel», después de años de sucesivas acciones sediciosas, incluso terroristas, en los esfuerzos de la extrema derecha venezolana por deponer al Gobierno Bolivariano y hacerse con el poder político. 
 
Asimismo, apuntó que una victoria temprana de las conversaciones es que se legitima el gobierno de Maduro y con ello, cae «la pantomima» del pseudogobierno paralelo de Juan Guaidó.
 
Sin embargo, el analista no dejó de advertir que pese a los auspiciosos resultados de estos encuentros, los antecedentes de la oposición en torpedear los diálogos por orden del gobierno estadounidense, retirándose de las negociaciones a poco de suscribir los acuerdos. 
 
Sobre esto, recordó que el mandatario venezolano reconoció que su administración sabía «muy bien» que cuando estaba sentada en México con las oposiciones, en realidad estaba hablando con los Estados Unidos. 
 
Con respecto a las expectativas de mejora económica, destacó que aunque el país cuenta con todas las condiciones para ser, de hecho, un país rico, esto está supeditado a la capacidad de superar la diatriba política y conseguir el levantamiento de las sanciones.  
 
Antes de entrar en materia, refirió que el presidente Nicolás Maduro consideró que las acciones avanzadas por su homólogo colombiano, Iván Duque, para apoderarse de la compañía venezolana Monómeros, fueron una provocación desde Bogotá para romper el diálogo de México. 
 
Iván Duque, aseguró Maduro, responde a los intereses de Washington, que busca interferir en las negociaciones que se desarrollan con la mediación de Noruega, en una segunda ronda que calificó «exitosa». 
 
Luego de que se anunciaran los dos acuerdos firmados por ambas delegaciones, en las que se comprometen a la gestión de la pandemia en Venezuela y la defensa del Esequibo, Colombia anunció que tomaría Monómeros para resarcir gastos propios de la mala gestión de la empresa, en manos de Guaidó desde 2019. 
 
Dos acuerdos parciales: el saldo de la segunda ronda de negociaciones
 
Para comenzar la edición, Pérez Pirela comentó que el jefe de la delegación del gobierno de Venezuela en el proceso de diálogo en México, Jorge Rodríguez, anunció este martes –7 de septiembre– que en el marco de la segunda jornada de diálogo con las oposiciones se firmaron dos acuerdos parciales.
 
El presidente Nicolás Maduro compartió en Twitter imágenes del acuerdo de «Ratificación y defensa de la Soberanía de la Guayana Esequiba» suscrito por las partes. 
 
A modo de contexto, el comunicador mencionó que la pseudo embajadora de Guaidó en Inglaterra, Vanessa Neumann intentó entregar el territorio a Guyana, a cambio de respaldo político para el exparlamentario, autoproclamado «presidente interino». 
 
Rodríguez informó que los estos aluden a la ratificación y defensa sobre la Guayana Esequiba y sobre la protección a la economía de Venezuela y protección social del pueblo. 
 
El jefe de la delegación del Gobierno Bolivariano explicó que respecto a la protección de la economía se suscribió como prioridad la recuperación de los dineros que están en cuentas en el extranjero. 
 
«Esos recursos serán utilizados para la atención contra la COVID-19, adquisición de más vacunas, dotación de hospitales, fortalecimiento de los programas de alimentación y de la atención al pueblo de Venezuela», detalló.
 
Para el también director de LaIguana.TV, la fotografía oficial de los delegados sentados en la mesa, es demostración de que se ha impuesto la política. Además, es de la opinión que este encuentro es una conjura contra los extremismos. 
 
No obstante, el representante gubernamental expresó que aún faltan muchos temas por discutir y ambas partes continúan con la voluntad de avanzar en el proceso. «Mantenemos el criterio de que nada está acordado hasta que todo esté acordado», recordó.
 
Por parte de las oposiciones, el jefe de la delegación, Gerardo Blyde también ofreció declaraciones con la ratificación de los dos acuerdos parciales producto de este segundo encuentro. 
 
Por su parte, indicó, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó la noche de este lunes –6 de septiembre– como «un éxito» la segunda ronda de diálogo entre la delegación de su gobierno y las oposiciones, realizada en la Ciudad de México.
 
El camino de la oposición antidemocrática para llegar al diálogo en México
 
Desde el punto de vista de Miguel Ángel Pérez Pirela, el camino de la oposición antidemocrática hasta el más reciente proceso de diálogo, fue largo y espinoso. 
 
No obstante, puntualizó, tras meses de arduas negociaciones en Venezuela y la mediación de Noruega, la así llamada Plataforma Unitaria, que aglutina a sectores extremistas de la oposición, accedió a un nuevo proceso de negociación con el Gobierno Bolivariano en México, cuya primera ronda tuvo lugar entre el 13 y el 15 de agosto de 2021.
 
La administración de Maduro ha puesto en el centro de este nuevo intento el levantamiento de las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos y algunos países de la Unión Europea, que han sido ampliamente promovidas por el mismo grupo de opositores que están hoy sentados en México.
 
Además de sanciones y la pretensión de instalar un gobierno paralelo, la estrategia guaidosista incluyó al menos dos intentos de incursión armada y uno de golpe de Estado. Sin embargo, acotó, tras el fracaso en sus fines, el grupo se vio forzado a retroceder. 
 
En mayo, el exparlamentario no tuvo otra alternativa que anunciar un «Acuerdo de Salvación Nacional» que, en su decir, implicaba que el gobierno accediera a elecciones presidenciales para una supuesta “recuperación de la democracia”, a cambio de conseguir un levantamiento paulatino de las sanciones, aunque en la práctica, se trató de un reconocimiento velado de la derrota de la agenda que trató de avanzar durante más de dos años.
 
Como respuesta, Maduro ofreció diálogo. En particular, demandó el levantamiento inmediato de las medidas coercitivas unilaterales, el reconocimiento de los poderes públicos y la devolución de los activos del país que han sido enajenados con el contubernio de la dirigencia de la oposición extremista. 
 
El mandatario aseguró que las exigencias para que una mesa de trabajo se dé, son relativas a los daños que han causado en los últimos años la intención desestabilizadora de Guaidó y sectores extremistas de la derecha venezolana. 
 
¿Quiénes son los opositores que están sentados en México?
 
Seguidamente, el experto presentó a la audiencia un miniperfil de cada uno de los delegados de la oposición en el diálogo. Según dijo, es imprescindible no perder de vista de quiénes se trata: personajes asociados con actos sediciosos e indudablemente lesivos contra la nación. 
 
A este respecto, mencionó que poco antes de iniciarse la primera ronda de conversaciones en agosto, empezaron a sonar en medios afines a la oposición guaidosista los nombres de sus delegados en México, destacando entre ellos los del exdiputado y exalcalde Gerardo Blyde y Carlos Vecchio, pseudo representante de Guaidó en Washington.
 
Empero, un día antes de instalarse formalmente el diálogo –12 de agosto–, el dirigente Henrique Capriles Radonski anunció que a los ya conocidos, se sumaban Tomás Guanipa, quien haría las veces de representante del partido Primero Justicia y también Stalin González, cuya vinculación partidista no se mencionó. 
 
Guanipa venía de fungir como «representante» de Guaidó ante la administración de Iván Duque, mientras que González, si bien fue una especie de lugarteniente del interinato, insistió desde mediados de 2020 en la necesidad de abandonar esa ruta y reiniciar las conversaciones con el gobierno.
 
«Estoy de acuerdo y respaldo cualquier proceso que signifique un acuerdo para los venezolanos, que signifique comida, vacunas, recuperación económica, social y la normalidad de la Constitución. Es decir, que el país pueda recuperar su democracia. Y eso es lo que se aspira a buscar en México», dijo entonces Capriles.
 
Pérez Pirela recordó que este dirigente fue una de las primeras voces con ascendencia política que reconoció el fracaso de la estrategia del extremismo opositor y planteó el diálogo como única salida posible a la crisis política. 
 
Luego, tras la conclusión de la primera ronda de conversaciones, en una transmisión televisada, Maduro ahondó en detalles de los restantes miembros de la representación opositora agrupada en la Plataforma Unitaria. 
 
El Jefe de Estado mencionó inicialmente a Claudia Nikken, hija de un reconocido jurista, Pedro Nikken y a Luis Aquiles Moreno, de quien dijo que era «la mano derecha de Henry Ramos Allup», es decir, está asociado a un ala del otrora partido socialdemócrata, Acción Democrática. 
 
Seguidamente, Maduro mencionó a Gerardo Blyde, jefe de la delegación, al que definió como «un buen amigo» y «un hombre honesto», «equilibrado», «mesurado», «de palabra» y «de honor».
 
Según indicó el mandatario, ambos se conocieron cuando fueron diputados, a inicios de la década de 2000, mas a pesar de su buena opinión sobre Blyde, lo catalogó como «un hombre de Leopoldo López».
 
A la lista, Maduro añadió al dirigente copeyano Roberto Enríquez, quien se autorrefugió en la embajada de Chile en Caracas por cuatro años y a Mariela Magallanes, exdiputada por la organización La Causa R. 
 
Acerca de Tomás Guanipa, refirió que participa en las negociaciones en calidad de secretario general de Primero Justicia y resaltó sus nexos tanto con Guaidó, como con la corriente de Capriles Radonski. 
 
Asimismo, el mandatario aludió a la figura de Stalin González –otro de los negociadores opositores cuyo nombre se hizo público antes de la instalación formal del proceso–, al que denominó, con sarcasmo, «el grandeliga venezolano». En su decir, es «mano derecha» de Capriles Radonski. 
 
También forma parte de la representación opositora en las negociaciones Luis Emilio Rondón padre, quien asumirá vocería por el partido Un Nuevo Tiempo, liderado por el exgobernador zuliano Manuel Rosales. 
 
Para finalizar –y en contraste con las referencias anteriores–, Maduro fue mucho más agrio al referirse a Carlos Vecchio, pseudo representante de Guaidó ante el gobierno de los Estados Unidos, a quien acusó de planificar la fallida Operación Gedeón y «varios intentos de ataques terroristas en Venezuela». 
 
Carlos Vecchio se retira del diálogo con una pataleta
 
Pérez Pirela coincidió con la valoración que hizo el presidente venezolano de Vecchio, a quien también responsabilizó de ser «uno de los más conspicuos» artífices de maniobras de desestabilización y de promoción de sanciones en el seno del propio extremismo opositor. 
 
A este tenor, reseñó que el pasado sábado 4 de septiembre, en medio de la segunda ronda del diálogo, Vecchio anunció su retiro de la delegación, alegando un presunto chantaje por parte de la delegación gubernamental, versión que no fue confirmada ni por el Gobierno Bolivariano, ni por Noruega y ni siquiera por los otros miembros de la Plataforma Unitaria. 
 
Fue reemplazado como vocero del partido Voluntad Popular –al que pertenecen tanto Guaidó como Leopoldo López–, por el exdiputado Freddy Guevara, a quien un tribunal liberó el pasado 16 de agosto, como parte de los acuerdos del diálogo, tras haber sido acusado por la presunta organización de acciones terroristas en el marco de la operación «La Fiesta de Caracas». 
 
Así, explicó, en una carta pública que difundió a través de Twitter, sostuvo que la representación gubernamental había condicionado la continuidad de las conversaciones a su salida, pero esta versión no fue confirmada por ningún vocero oficial. 
 
Vecchio también aprovechó la ocasión para manifestarse en contra de la realización de las megaelecciones regionales y municipales de noviembre, aún cuando la coalición de partidos de la Plataforma Unitaria inscribió candidatos.
 
Además, lo más insólito es que al abandonar la mesa, prometió continuar trabajando «por lograr toda la presión internacional necesaria a favor de la libertad de Venezuela».
 
El filósofo venezolano considera que con esta alharaca, el político ultraderechista persigue un protagonismo en el proceso que no tiene. 
 
Tras abandonar el diálogo, anunció en Twitter que avanzaría acciones para ejercer más «presión», postura que hasta el momento se ha traducido en la aplicación de medidas coercitivas unilaterales que han causado comprobados daños al país y cuyo levantamiento es uno de los puntos centrales de la agenda que se discute en México.
 
Vecchio cuestionó el papel de Noruega en el diálogo debido a su presunta permisividad con «chantajes» impuestos desde Caracas, exigió la facilitación de «una solución real a la crisis» y vaticinó el fracaso de las negociaciones, si el país escandinavo no accede a los pedidos de la oposición.
 
El modus operandi de Vecchio para chantajear a empresarios y médicos
 
El accionar de este dirigente de la oposición extremista estaría motivado, sin embargo, por otros motivos muy distintos a los que expusiera públicamente. 
 
Sobre este tema, el analista hizo referencia al análisis realizado por la periodista Madelein García, corresponsal de la cadena teleSUR, quien compartió en Twitter datos de interés que desarman los alegatos que ofreciera Vecchio para justificar su salida como miembro de la delegación de la oposición en las negociaciones de México.
 
La comunicadora reveló el modus operandi con el que el pseudofuncionario chantajearía a personas, a cambio de evitar su inclusión en la lista de sancionados por la oficina de activos extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del departamento del Tesoro de los Estados Unidos.
 
De acuerdo con lo relatado por ella, aquellas personas que son señaladas por el ala extremista de la oposición como «colaboradores del ‘régimen'», lista que incluye a empresarios e incluso a «médicos que se sumaron ayudar en la pandemia», deben pagar a un bufete asentado en Caracas «que rinde cuenta a Carlos Vecchio».
 
De este modo, explicó, dejarían en manos de los apoderados legales de Vecchio un alto porcentaje de «de sus pertenencias, cuentas» o «activos», para librarse de aparecer en la lista de la OFAC, explicó.
 
García sostuvo que «nadie habla, nadie se atreve a denunciarlos abiertamente porque temen a su mafia», según le habrían dicho «al menos tres víctimas», que no accedieron a ser grabadas por temor a represalias.
 
¿El diálogo en México abrirá la relación con Estados Unidos?
 
El comunicador se también refirió a la regularización de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos. 
 
Sobre este tema, recordó que luego de la primera ronda de diálogo en México, el presidente Maduro ofreció una rueda de prensa en la que se refirió a las relaciones con Estados Unidos, a partir de este avance con la oposición que, evidentemente, responde a los mandatos de Washington.
 
Adicionalmente, refirió que en entrevista transmitida por la estatal Venezolana de Televisión este domingo 5 de septiembre, el presidente aseguró que no quedarán impunes los delitos de la oposición, refiriéndose a Guaidó.
 
“Aquí no va a haber impunidad, es mucho daño que le han hecho –la oposición extremista– a la vida de la familia venezolana con el robo de Citgo, de Monómeros, el secuestro de más de ocho millones de dólares en cuentas bancarias y el robo del oro secuestrado en el Banco de Inglaterra», aseguró el mandatario.
 
Sin embargo, aunque las conversaciones entre el gobierno y las oposiciones avanzan, otras piezas se mueven para dar al traste con la iniciativa. Particularmente, Pérez Pirela aludió al intento de apropiación de Monómeros, el segundo activo más valioso del país, por parte de Colombia. 
 
En ese orden, compartió unos fragmentos del artículo intitulado: «Colombia ahora se robó Monómeros por desastre que dejó Guaidó», publicado en el portal de LaIguana.TV. 
 
En el texto se lee que «la Superintendencia de Sociedades de Colombia anunció que tomó el control de la empresa venezolana Monómeros, filial de Pequiven en el vecino país y robada por Juan Guaidó en mayo de 2019 al Estado venezolano». 
 
Además, refiere el trabajo periodístico, «el ente regulador colombiano indicó que ‘sometió a control’ a la sociedad Monómeros Colombo Venezolanos SA, para ‘subsanar situaciones críticas’, de orden contable, jurídico, administrativo o económico.  
 
¿Qué cabe esperar de la próxima ronda del diálogo? 
 
Antes de cerrar la emisión y dar paso a las intervenciones de la audiencia, el analista avanzó algunos detalles relativo a la próxima ronda del diálogo. 
 
En ese sentido, recordó que según declaraciones ofrecidas por el jefe de la delegación gubernamental, Jorge Rodríguez, el nuevo ciclo de reuniones para avanzar en el diálogo se efectuarán del 24 al 27 del presente mes. En esa reunión, según el opositor Blyde, se discutirá sobre el sistema de justicia en Venezuela.
 
Por último, señaló que en nombre del bloque opositor agrupado en la Plataforma Unitaria, Juan Guaidó difundió un comunicado en Twitter en el que este sector presenta un balance del proceso. 
 
En el texto se indica que se alcanzó «un primer acuerdo humanitario» y se asegura el compromiso del para interceder ante «el sistema internacional» y conseguir recursos destinados a «brindar atención a los venezolanos más vulnerables».
 
Esta ala de la oposición también ratificó «de forma inapelable» la defensa de la Guayana Esequiba «como parte del territorio venezolano» y anunció que usará sus influencias «defender esa causa que nos une como nación». 
 
En relación con los temas que serán abordados, en el texto se precisa que a solicitud de ese bloque, se discutirán asuntos relacionados con la «justicia y reparación», al tiempo que, a solicitud de la delegación del gobierno, el grupo manifestó que accedió «a la discusión sobre el acceso a fondos en organismos multilaterales, tomando como referencia primordial el interés nacional». 
 
(LaIguana.TV)
Comentarios Facebook