Tarek William Saab, fiscal general de la República, rechazó este jueves el informe presentado por la Misión de Determinación de Hechos sobre Venezuela, asegurando que es «pagada por el Grupo de Lima» para atacar el sistema judicial y a los fiscales del país.

En diciembre de 2019, Nazhat Shameem Khan, quien preside el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, designó a Marta Valiñas (Portugal), Paul Seils (Reino Unido) y Francisco Cox (Chile) para que investigaran de manera «independiente» presuntas violaciones a los derechos humanos en Venezuela.

Sin embargo, el Gobierno venezolano, que trabaja codo a codo con una misión de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas en la materia, Michelle Bachelet, ha desconocido su rol y su desempeño, al demostrar fehacientemente que sus informes, que son presentados periódicamente en Ginebra, carecen de fundamentos y están políticamente motivados.

Así las cosas, Saab defendió la actuación del Ministerio Público en la apertura, seguimiento y sanción de violaciones a los derechos humanos, un historial que, en su juicio, no pueden exhibir los países del Grupo de Lima.

En nombre del Ministerio Público, también salió al paso de los cuestionamientos vaciados en el informe relacionados con el enjuiciamiento de participantes en graves crímenes contra el Estado, como atentados contra altos personeros gubernamentales e, incluso, una incursión militar marítima comandada por mercenarios.

«¿Qué esperaba la comisión ‘ad hoc’ que se hiciese?, ¿que no se actuara?, ¿cómo se puede llamar a las personas detenidas por esos hechos?, ¿son personas pacíficas?, ¿qué se puede decir sobre los grupos armados en Altamira?, ¿cómo se les llaman?, ¿agentes de la libertad? No nos parece», fustigó, en una rueda de prensa.

El funcionario advirtió, asimismo, sobre la existencia de un patrón de ataques por parte de grupos que presuntamente lucharían por los derechos humanos, cada vez que Venezuela «avanza hacia el diálogo y la resolución de diferencias a través del voto».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook