La dantesca imagen de miles de personas, mayoritariamente de nacionalidad haitiana, instaladas bajo un puente en Texas en condiciones infrahumanas mientras esperaban ingresar a Estados Unidos, es el último capítulo de las recurrentes crisis migratorias que ocurren en la frontera entre México y Estados Unidos.

Así las cosas, el filósofo, comunicador y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela analizó en la edición 365 de su programa Desde Donde Sea transmitida este 22 de septiembre, estas terribles circunstancias cuya causa última es la desigualdad presente en los países latinoamericanos, si bien en data reciente se han alimentado de las falsas e irresponsables promesas que formulara el presidente estadounidense, Joe Biden, durante su campaña electoral.  

En ese orden, el experto enfatizó que aunque las políticas de Washington para los migrantes son cada vez más restrictivas, el problema solo ha empeorado y ahora involucra aún más directamente a su vecino del sur, México, que bajo la gestión de Andrés Manuel López Obrador ha presentado propuestas para atender las causas reales del fenómeno, pero han sido ignoradas en la Casa Blanca.

Para entrar en materia, precisó que la cruel política migratoria de Estados Unidos vuelve a acaparar titulares en todo el mundo. En esta oportunidad, la tragedia se localiza entre Ciudad Acuña (Coahuila, México) y Del Rio (Texas), poblaciones vecinas apenas separadas por el Río Grande.

Unos 16.000 migrantes, en su mayoría haitianos que huyen de la inestabilidad política y de los desastres naturales, se resguardan en campamentos improvisados bajo el puente internacional Del Río con la aspiración de no ser deportados.

Pérez Pirela acotó que si bien el evento ha tenido una amplia cobertura  mediática, es constante la omisión de las causas que lo ocasionaron.

Por otra parte, indicó que los afectados han denunciado ante los medios de comunicación las inhumanas condiciones a las que están siendo sometidos y la respuesta de Washington para acallar el escándalo, fue prohibir el sobrevuelo de drones en la zona bajo el pretexto del resguardo a la seguridad nacional.

Sin embargo, aseguró que aunque muchos alegan que viajaron a Estados Unidos para reunirse con familiares que cuentan con un estatus migratorio legal, la mayoría retornará a sus países de origen en alguno de los vuelos programados por la administración de Joe Biden, cuyo arribo a la Casa Blanca no supuso mayor diferencia para los migrantes respecto de su antecesor, Donald Trump.

Por ello, a pesar de que durante la campaña electoral Biden no dejó de fustigar a Trump por el tema y prometió un enfoque más humano, y que cuando asumió el cargo dijo que los migrantes «eran bienvenidos», no ha actuado conforme lo prometido y se apresta a expulsarlos, alegando que son una amenaza para la salud pública.

Analistas internacionales como Guillermo Rocafort consideran que el mandatario estadounidense es ahora presa de su demagogia y de sus contradicciones, al ofrecer esperanzas a los migrantes que claramente no estaba entre sus planes cumplir.

Los Angeles Times reseña que el pasado 16 de septiembre, Emmet Sullivan, juez federal del Distrito de Columbia, bloqueó la aplicación de la resolución, que data de la administración Trump.

En este punto, el comunicador opinó que quienes vaticinaron que la administración Biden se asemejaría a la de Obama cometieron un error, pues los hechos han demostrado que es mucho más parecida a la del que, al menos públicamente, ha marcado como su antítesis política.

Retomando la disertación, mencionó que activistas de organizaciones como la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) celebraron el dictamen y han asumido que Biden actuará en consecuencia, poniendo fin a la cuestionable medida en un máximo de dos semanas, como ordenó Sullivan.

Mientras tanto, las deportaciones masivas continúan y el gobierno ha ordenado la salida de ocho vuelos diarios con destino a Puerto Príncipe, pero las autoridades haitianas han indicado que solamente están en capacidad de recibir tres.  

Para el analista es claro que a pesar de la prohibición de los sobrevuelos de drones y de otras limitaciones impuestas a la prensa, cruentas imágenes de los maltratos infligidos a los migrantes le han dado la vuelta al mundo y han suscitado el repudio de algunos sectores dentro de los Estados Unidos.

A este respecto, indicó que las más escandalosas fueron captadas por el lente del fotógrafo Paul Ratj y en ellas se ve a miembros de la Policía Montada azotando a latigazos a personas en el cauce del Río Bravo, que dibuja la extensa frontera entre México y los Estados Unidos.

También recuperó las declaraciones de la la representante Alexandria Ocasio-Cortez, quien pertenece al ala más progresista del Partido Demócrata.

Ocasio-Cortez compartió en sus redes sociales las duras tomas y admitió que el sistema migratorio estadounidense, más allá de quien ocupe la posición presidencial, «está diseñado para la crueldad y la deshumanización de los inmigrantes», refirió.

Empero, a su juicio, la reacción más sorprendente fue la de la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, que calificó las tomas como «horribles de ver» y sin minimizar la situación, dijo que aunque no tenía «el contexto completo» de lo ocurrido, no podría «imaginar qué contexto lo haría apropiado».

Mucho menos categórica, en su opinión, fueron las declaraciones del secretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, pues solamente se comprometió a «investigar» las para él presuntas agresiones proferidas contra los inmigrantes haitianos.

De otro lado, puntualizó que el gobernador de Texas, Greg Abbot solicitó a Biden que declarara un estado de emergencia por la crisis migratoria que afecta la entidad.

Así, relató, hasta el pasado 18 de septiembre, unos 16.000 migrantes se habían asentado en el Puente Internacional Del Río en condiciones deplorables.

En una misiva enviada al presidente estadounidense, Abott indicó que «las familias, incluidos bebés y niños, necesitan alimentos, agua y suministros médicos que el gobierno local no puede suministrar».

Adicionalmente, la autoridad regional reconoció que «miles de familias están inmovilizadas bajo un calor de 37,7 °C, mientras su número sigue aumentando a la espera de ser procesados por los aproximadamente 64 agentes federales en la zona».

Las personas están acampando en condiciones miserables y se bañan en el agua fangosa del río, lo que causa grandes preocupaciones de salud».

A pesar de estas preocupaciones, Greg Abbott ordenó a la Patrulla Fronteriza que bloqueara el flujo migratorio entre México y los Estados Unidos en el sector.

Las deportaciones masivas de ciudadanos haitianos han encendido las alarmas incluso dentro de la ONU, apuntó el analista, al punto que voceros autorizados manifestaron su seria preocupación al respecto y advirtieron que la política migratoria de Biden puede poner en riesgo la seguridad de quienes han solicitado asilo.

Para precisar, rescató las declaraciones de Martha Hurtado, portavoz de la Agencia de Derechos Humanos y Refugiados de la ONU quien este 21 de septiembre dijo a los periodistas que la abordaron en Ginebra que en la ONU estaban «seriamente preocupados».  

A su juicio, «quizás algunas de estas personas no han recibido la protección que necesitaban».

Pérez Pirela se permitió disentir de la duda de la funcionaria y cuestionó la lentitud con la que la ONU, sumida en sus burocracias, suele responder a las tragedias.

Con sus reservas, también citó a Shabia Mantoo, vocera de la Agencia de la ONU para los Refugiados, Acnur, quien recordó que solicitar asilo es un «derecho humano fundamental» y demandó a Washington que lo respetara.

Mantoo reiteró que la Acnur rechaza la política de expulsión de migrantes basada en el uso político de la pandemia y reiteró el exhorto a los países para que garanticen «el acceso al asilo a aquellos cuyas vidas dependen de él».

No obstante, comentó que a contrapelo de lo expresado por su propia portavoz, la Acnur felicitó a Biden por anunciar que en 2022 aceptará hasta 125.000 refugiados, en buena medida por causa de la oleada de personas que huyen de Afganistán.

La propuesta no escuchada de López Obrador

Estas políticas antiinmigración de Estados Unidos han tenido un efecto directo sobre México, que ha devenido en víctima colateral de los desmanes de la Casa Blanca.

Para ilustrar su punto, refirió que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló el contenido de la carta que envió a su homólogo de Estados Unidos, Joe Biden.

En la misiva, explicó, le propone atender a fondo las causas de la migración y fomentar el desarrollo económico de Centroamérica.

Citando a AMLO, precisó que México pidió «que se intervenga, que se actúe con más urgencia, con prontitud, y que se invierta en Centroamérica».

En todo caso, el documento sostiene que con la aplicación del programa Jóvenes Construyendo el Futuro se podría mantener a 90 mil personas en sus lugares de origen que emigran por falta de empleo.

En otro punto de la comunicación se lee: «Si el gobierno de usted decidiera asumir esta decisión de manera ejecutiva, nosotros estaríamos plenamente dispuestos a colaborar con asesoría, experiencia y trabajo», puntualizó el filósofo.

Además, indicó, López Obrador le propone a su par suscribir acuerdos con las personas inscritas en ambos programas para ofrecerles visas temporales de trabajo en Estados Unidos.

De otra parte, en el párrafo: «Con ello no se perjudicaría a nadie, pues es sabido que la gran nación que usted preside requiere de fuerza de trabajo adicional para impulsar su crecimiento económico, fortalecer su producción y reducir sus importaciones de Asia», el experto advirtió un dejo de ironía, dada la indiferencia com la que la actual administración ha acogido las propuestas mexicana.

Pérez Pirela destacó que en el documento también pide al mandatario norteamericano no quedarse solo con la «aplicación de medidas de contención» y respetar los derechos humanos de los migrantes que salen de sus países en busca de un futuro mejor.

Antes de cerrar este punto, subrayó que hasta el momento, Biden no ha emitido una respuesta a la misiva que fue entregada por el canciller Marcelo Ebrard a Antony Blinken, el pasado 9 de septiembre.

¿Víctimas de un engaño? La migración haitiana que viene de Brasil y Chile

México está recibiendo más que coletazos, gracias a la inacción y los equívocos estadounidenses y por ello, la cancillería mexicana ha tenido que ofrecer los escabrosos detalles del problema que su vecino se niega a revelar.

En particular, el también director de LaIguana.TV relató que este martes 21 de septiembre, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, se pronunció en torno a la migración masiva de ciudadanos haitianos que pretenden llegar a los Estados Unidos, asegurando que fueron víctimas de «un engaño monumental».

Ebrard calificó la situación como un problema «continental», puesto que estas personas, que proceden de Brasil y Chile, atravesaron más de una decena de países bajo la falsa idea de que serían beneficiarias de beneficios migratorios en los Estados Unidos y sostuvo que la mayoría de estos migrantes contaban el estatus de refugiado e incluso tenían un trabajo.

El canciller de AMLO también anunció que aprovecharía su visita a Nueva York en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas para reunirse con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

El analista recordó que Ebrard había informado en Twitter que conversó con Blinken y precisó que apostaba por la implementación de «un acuerdo regional».

Pese al interés gubernamental, Pérez Pirela señaló que a inicios de septiembre, organismos de derechos humanos denunciaron a las autoridades mexicanas por presuntamente violentar a personas que padecen desplazamiento forzado.

Sobre esto, detalló que trascendieron imágenes de la caravana de migrantes haitianos, que fueron duramente reprimidos por la Guardia Nacional cuando intentaban marchar por el sureño estado de Chiapas y seguir hacia los Estados Unidos.

De su parte, López Obrador aseveró que se trataba de un «caso excepcional» que había sido atendido oportunamente por las autoridades y destacó que su gobierno no implementaría métodos represivos contra las personas migrantes.

Sin embargo, esto no impidió que la ONU reprendiera al gobierno mexicano y lo instara a respetar los derechos de los migrantes, muchos de los cuales son niños.

Este exhorto de la ONU es, para Pérez Pirela, la manifestación de un inaceptable doble rasero, pues mientras se amonesta a México, no se aplica la misma regla para Estados Unidos.

México y las caravanas migratorias

Si bien la inmigración desde México y Centroamérica hacia Estados Unidos no es un fenómeno reciente, en 2018 comenzó una nueva etapa: las caravanas migrantes, compuestas principalmente por ciudadanos del llamado Triángulo Norte, es decir, de Guatemala, Honduras y El Salvador.

En este orden, el experto precisó que la novedad de esta oleada migratoria es que miles de ciudadanos caminan juntos durante meses hasta alcanzar México, país que se convirtió en un destino posible, dado el endurecimiento de las políticas migratorias que caracterizó la era Trump.

Desde su punto de vista, tampoco puede dejarse de lado que en el trayecto, muchos migrantes, que huyen de la violencia y la pobreza, son víctimas de traficantes de personas y de bandas delincuenciales ligados con los cárteles de la droga, que han convertido la migración económica en otro de sus cuestionables negocios, así como de las propias fuerzas de seguridad mexicanas.

La administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018) intentó frenar el acceso masivo de migrantes centroamericanos a su territorio, imponiendo como condición de ingreso una visa que debía tramitarse en Honduras, recordó.

Sin embargo, como se esperaba, la estrategia no funcionó y el propio presidente anunció la creación del programa «Estás en tu casa», con el que se pretendía brindar atención y a cambio, los migrantes debían iniciar trámites para regularizar su situación y permanecer en los sureños estados de Oaxaca y Chiapas.

Por eso, aunque la oferta inicialmente sonaba humanitaria y viable, en la práctica, el Estado mexicano no tenía la capacidad de hacer frente a la migración masiva y tampoco estaba dispuesto a otorgar asilo a todos los solicitantes.

Este hecho también explica el por qué buena parte de la caravana avanzó hacia otros puntos de la geografía mexicana hasta alcanzar localidades fronterizas con los Estados Unidos.

Paralelamente, Trump amenazó a los gobiernos de los países del Triángulo Norte con retirar abruptamente la ayuda económica, si no hacían algo para impedir la salida de migrantes hacia Estados Unidos.

El problema, apuntó el analista, está en que estas personas huyen de la violencia de las pandillas, de las precarias condiciones económicas que padecen en sus lugares de origen y hasta de los daños causados por huracanes.

El exmandatario también condicionó la renegociación de las condiciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y anunció la imposición de aranceles a las mercancías mexicanas, si Peña Nieto no frenaba la migración.

Llegan Biden y AMLO, pero la tragedia sigue siendo la misma

Pérez Pirela relató que con la llegada de Biden al poder, la contención de migración masiva fue uno de los primeros temas de agenda y para ello, el mandatario estadounidense delegó el diseño y ejecución de las políticas en vicepresidenta, Kamala Harris.

En abril, recordó, Harris declaró que la Casa Blanca había cambiado el enfoque. En su criterio, habría que atender a las razones por las cuales la gente migra, lo que ocurre, «normalmente por una de dos razones: están huyendo de algún peligro o no pueden quedarse y satisfacer las necesidades básicas de la vida».

En ese orden, comentó que se aprobaron 4.000 millones de dólares en «paquetes de ayuda» para Guatemala, Honduras y El Salvador, principales focos de la migración hacia los Estados Unidos.

Más allá de las formas, Pérez Pirela enfatizó que el objetivo no ha cambiado: Washington quiere detener a los migrantes a toda costa y durante su gira por el Triángulo Norte y México del pasado abril, la funcionaria fue enfática: «no vengan».

Casi en paralelo, señaló el analista, en México, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador anunció en abril de 2021 un reforzamiento de su frontera sur, oficialmente para proteger a los menores de edad, que constituyen el grupo migrante más vulnerable y, además, el de más rápido crecimiento.

En una de sus acostumbradas conferencias matutinas, AMLO aludió a eventos trágicos, como las masacres contra migrantes que han perpetrado organizaciones delictivas en entidades fronterizas y subrayó la fragilidad de la infancia en el contexto de las migraciones masivas, refirió el comunicador.

Al cierre, comentó que cifras oficiales de México indican que desde mayo de 2020 se duplicó la proporción de migrantes procedentes de Centroamérica.

Además, se ha determinado que por cada tres o cuatro adultos que ingresan a territorio mexicano, también lo hace un menor de edad.

Sobre esto, detalló que entre enero y agosto de 2021, el Instituto Nacional de Migraciones de México computó el ingreso de 34.427 menores, de los cuales 8.525 viaja sin compañía de un adulto, mientras que al otro lado de la frontera, Estados Unidos reportó la detención de unos 21.000 migrantes, cifra récord en lo que va de siglo.

Asimismo, dijo para finalizar, que esa fuente estima que desde 2019, aproximadamente 382.000 personas han logrado ingresar irregularmente a territorio estadounidense.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook