La Policía de Investigaciones de Chile (PDI) realizó este lunes las primeras diligencias en el marco de la causa abierta por la quema de pertenencias de migrantes venezolanos acampados en la localidad norteña de Iquique.

Los agentes levantaron un catastro de las personas afectadas, descartaron que hubiera heridos e hicieron una evaluación de los objetos quemados tras una violenta marcha celebrada el sábado contra la migración ilegal.

«Se solicitó también como diligencia que recabaran los videos de seguridad de las cámaras municipales que pudieran haber captado este hecho», indicó en declaraciones a periodistas la fiscal Jócelyn Pacheco.

Casi 5.000 personas salieron a las calles de Iquique en medio de la creciente crisis migratoria que sufre Chile y quemaron carpas, ropa y carritos de bebé, entre otros objetos.

Los hechos, que han conmocionado al país, despertaron encendidas críticas del relator de la ONU para los Derechos Humanos de los Migrantes, Felipe González, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y Amnistía Internacional.

La manifestación, en la que se escucharon gritos xenófobos y se vieron muchas banderas chilenas, ocurrió luego de que el viernes la Policía desalojara una plaza donde acampaban familias con niños también en Iquique, la primera gran urbe que los migrantes encuentran a su llegada desde Bolivia.

(EFE)

Comentarios Facebook