La mala gestión del “gobierno ficticio” de Juan Guaidó ha provocado el descalabro de la refinería venezolana Citgo Petroleum Corp, cuya sede está en los EEUU, motivo por el cual el Estado venezolano está a punto de perder este importante activo que se encuentra en medio de crecientes demandas judiciales.

Ahora ha salido a la luz que hace cinco meses la “banda de Guaidó” contrató a la calificadora de riesgo y banco de inversión JPMorgan Chase & Co en un intento para “salvar” a la empresa. Sin embargo, hay que destacar que el esposo de la expresidenta de Citgo (nombrada por Guaidó), Luisa Palacios Alzurú, el economista Michael Hood, es un alto ejecutivo de JPMorgan, cuyo vínculo podría estar relacionado con el hecho de llevar a la ruina a Citgo para luego anunciar su “rescate”.

“La #bandaGuaidó anunció ¡5 meses después! un contrato entre PDVH y la calificadora de riesgo/banca de inversión JPMorgan Chase & Co. El esposo de la expresidenta de Citgo, Luisa Palacios (designada por el  «gobierno de fantasía» en 2019) es alto ejecutivo de la firma”, tuiteó el portal de periodismo de datos La Tabla.

Según el comunicado dado a conocer -5 meses después- por la junta administradora ad hoc que maneja Citgo, la finalidad de contratar a JPMorgan es para “recibir asesoría” en EEUU.

“En la Junta Administradora ad hoc de PDVSA hemos asumido desde 2019 un compromiso inquebrantable con la recuperación y la protección de los activos de la Nación venezolana en el exterior”, suscribe el documento. “Luego de un proceso abierto y competitivo, para el que fueron convocadas a participar las principales instituciones financieras en Estados Unidos, y habiendo discutido ampliamente los términos y condiciones con la institución favorecida, se celebró en el mes de abril de 2021 un contrato por asesoría y acompañamiento entre la firma JP Morgan Chase & Co. (JP Morgan) y nuestra filial en EEUU, PDV Holding, Inc. (PDVH)”, dice el comunicado.

Citgo tiene abierto tres frentes judiciales que podrían llevarla a su desaparición. Entre los principales acreedores que presionan para que se venda la empresa y así saldar sus deudas están Crystallex International Corp, a la que se le deben casi 1.000 millones de dólares por una mina de oro expropiada, la petrolera ConocoPhillips -a la que se le deben unos 1.300 millones de dólares por activos incautados- y los tenedores de bonos de PDVSA no pagados que están parcialmente garantizados por acciones de Citgo Holding.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook