Los líderes europeos deberían «salir de su ingenuidad» y defender su independencia de EEUU, afirma el presidente francés, Emmanuel Macron. El mandatario asegura que la UE tiene que «hacerse respetar» y demostrar que tiene la capacidad de defenderse sin ayuda de su aliado transatlántico.

«Desde hace poco más de 10 años, Estados Unidos ha estado muy concentrado en sí mismo y tiene intereses estratégicos que se están reorientando hacia China y el Pacífico», señaló Emmanuel Macron durante una conferencia de prensa con el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis.

Washington tiene el «derecho de hacerlo», señaló el mandatario, pero agregó que «seríamos ingenuos, o más bien cometeríamos un error terrible, al no querer lidiar con las consecuencias».

«Cuando estamos bajo presión, demostrar que también tenemos poder y capacidad para defendernos es simplemente hacernos respetar», sentenció Macron.

Macron y Mitsotakis firmaron el pasado 28 de septiembre un contrato que suministrará a Atenas tres fragatas francesas Belharra. Se espera que la construcción de los navíos se confíe a la francesa Naval Group, que recientemente perdió un contrato para la venta de submarinos a Australia por valor de unos 66.000 millones de dólares.

 La declaración del presidente francés llega en respuesta a la reciente consolidación del pacto AUKUS, que llevó a Australia a abandonar el multimillonario acuerdo de submarinos con Francia. Macron dijo que el contrato con Grecia subraya «la confianza y demuestra la calidad que ofrece Francia».

Los comentarios críticos hacia Washington se han vuelto cada vez más comunes entre los políticos europeos y muchos los ven como una señal de que EEUU y Europa se están distanciando.

Macron, en particular, ha propuesto en repetidas ocasiones la creación de unas fuerzas europeas conjuntas. La idea ha sido compartida por muchos líderes europeos, incluida la saliente canciller alemana Angela Merkel, o la exministra de Defensa germana y actual presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen. La OTAN, que ha sido tildada anteriormente por Macron de tener «muerte cerebral», necesita una estructura paralela debido a la inestabilidad del compromiso de EEUU con la alianza.

En el 2022, será el turno de Francia de ocupar la presidencia del Consejo de la UE y se espera que el tema de la seguridad comunitaria se convierta en una prioridad para París. Para ese año está prevista una cumbre de defensa conjunta con la jefa de la Comisión Europea.

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook