Luego de que el expresidente de España José María Aznar asegurara que sin los españoles el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no sería quien es, el mandatario mexicano también le envió un mensaje.  

“Es un acto de humildad ofrecer perdón, es un acto que dignifica tanto al que lo ofrece como al que lo recibe”, dijo el presidente de México, luego de ser cuestionado sobre las burlas de Aznar sobre el perdón que el Vaticano ofreció al país latinoamericano por las crueldades ejercidas en nombre de la evangelización contra los pueblos prehispánicos. 

López Obrador aseveró que no polemizaría más en el tema, sin embargo, aseveró que, si bien se debe perdonar, también se debe tener memoria. 

El presidente de México reiteró su intención de impulsar una constitución moral que fortalezca los valores en el país. 

“El perdón libera a quien lo otorga y a quien lo recibe”, reiteró el mandatario. 

Destacó que, en su último libro, A la mitad del camino, se transcribe una guía ética que, entre otros temas, aborda el perdón. 

El pasado 30 de septiembre, Aznar ironizó sobre la petición del mandatario mexicano y señaló que sin la llamada conquista no podría ser quien es. 

“Y usted, ¿cómo se llama? ‘Yo me llamó Andrés Manuel López Obrador. Andrés por parte de los aztecas; Manuel por parte de los mayas; López es una mezcla de azteca-inca, y Obrador de Santander’. Es que, si no hubiesen pasado ciertas cosas, usted no estaría ahí, ni se podría llamar como se llama, ni podría haber sido bautizado, ni podría haberse producido la evangelización en América”, dijo el español. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook