Un padre fue condenado por dejar morir de hambre a su hija de 10 meses, porque era demasiado pequeña para ayudar en su granja.

Seth Welch, de 28 años, consideró la muerte de su hija Mary en agosto de 2018 como una «situación natural» por ser demasiado débil para valerse por sí misma y fue declarado culpable de su asesinato por delito grave.

Los miembros del jurado en Grand Rapids, Michigan, tardaron solo 80 minutos en condenar a Welch después de que se les mostrara una horrible foto del cadáver de la beba. Será condenado a cadena perpetua sin libertad condicional, en marzo.

La niña fue encontrada, en 2018, con los ojos muy abiertos y hundidos en la cara, y la imagen gráfica es demasiado perturbadora para reproducirla.

La madre de María, Tatiana Fusari, de 29 años, se enfrenta al mismo cargo y será juzgada el mes que viene. Según se informa, la fe cristiana de la pareja hacía que no «creyeran» en los médicos.

La fiscal Kim Richardson se emocionó al mostrar a los miembros del jurado una foto de la niña muerta de hambre, y les dijo: «Esto es una tortura, esto es una tortura».

El reportero de WOODTV Barton Dieters dijo que la beba María estaba tan debilitada por la falta de comida que no podía llorar. La joven estaba digiriendo su propia masa muscular, y sus huesos estaban muy mermados de calcio en el momento de su muerte.

La semana pasada se informó a los miembros del jurado de que Welch envió un mensaje de texto a un conocido sobre la venta de una cabra antes de llamar al 911 tras descubrir a María muerta en su cama.

Después de llamar al 911, Welch le dijo al operador que María estaba «dura como un clavo». Un agente de policía que acudió al lugar de los hechos observó que los ojos y las mejillas de la beba estaban hundidos en la cabeza.

Murió pesando solo medio kilo más que desde cuando nació, y un paramédico que acudió al lugar de los hechos no supo si tenía 10 días o 10 meses. Mary, que nació sana, murió tan pequeña que un body destinado a un recién nacido le quedaba holgado.

Explicando la miseria en la que supuestamente vivía María, la fiscal Richardson dijo: «El colchón de su cuna estaba roto, estaba empapado de orina hasta el punto de que se acumulaba en una bañera para bebés debajo de su cuna.

Los otros dos hijos de la pareja también fueron obligados a vivir en condiciones de suciedad, informó WZZM. El abogado defensor de Welch, Charles Clapp, dijo que a Mary no la habían matado de hambre deliberadamente, y que sus padres se habían salido de sus casillas.

Dijo que Welch no creía en los médicos debido a su fe cristiana, y que había tratado de rezar para que Mary mejorara. Clapp añadió que Welch temía buscar ayuda médica para Mary y que los servicios sociales lo investigaran por abuso.

Welch fue filmado jadeando conmocionado durante una comparecencia en el tribunal en agosto de 2018 después de descubrir que se enfrentaba a la cadena perpetua si era condenado por el asesinato de Mary.

(Clarín)

Seth Welch, condenado por un crimen aberrante.

Tatiana Fusari, de 29 años, se enfrenta al mismo cargo que su pareja.

Comentarios Facebook