Aquellos que han superado el COVID-19 a menudo no cambian su dieta, y eso puede ser perjudicial. Varios doctores rusos explicaron qué productos se deben evitar después del coronavirus.

Según ellos, la enfermedad influye en el estado del tracto gastrointestinal y el sistema cardiovascular. El nutricionista Alexánder Andréyev en sus comentarios para el diario ruso Gazeta advirtió sobre el peligro de volver antes de tiempo a consumir productos demasiado grasos.

«Las personas vuelven a consumir alimentos grasos y picantes, comienzan a consumir comida rápida. Desafortunadamente, esto es exactamente lo que puede empeorar la condición de una persona. Después de la enfermedad, debe tener el mayor cuidado posible con su nutrición e introducir los alimentos grasos habituales muy poco a poco», dijo Andréyev.

Durante las primeras dos semanas posteriores a la recuperación, se recomienda evitar comer alimentos que causen hinchazón, como alcohol, leche con lactosa y productos con gluten.

«También excluya de la dieta los alimentos procesados y no saludables: chocolate, productos horneados, jamón, chuletas y comida rápida. Limite la ingesta de azúcar. Todo esto nuevamente conduce a la hinchazón, a la alteración de la microbiota intestinal, así como a la alteración del funcionamiento del sistema endocrino», enfatizó la nutricionista Anastasía Svetikova, citada por Gazeta.

Debido al coronavirus, pueden aparecer intolerancias alimentarias temporales. En este sentido, los especialistas sugieren recurrir a tres comidas al día y meriendas cada tres o cuatro horas.

La dieta debe incluir grasas de origen vegetal y animal. El requerimiento diario de proteínas es de 1,5 gramos por kilo de peso. Los médicos recomiendan consumir bulgur o arroz integral como fuente de carbohidratos.

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook